Efectos del ejercicio en el cuerpo humano

El ejercicio regular te ofrece muchos beneficios positivos que te mantendrán viviendo independientemente y que reducen el riesgo de adquirir algunas enfermedades y lesiones. Aunque los gimnasios y los campamentos de entrenamiento son los lugares típicos donde la gente se ejercita, puedes fortalecer tu cuerpo yendo a excursiones largas o caminatas largas, bailando salsa algunas horas o jugando tu deporte favorito. Te divertirás tanto que olvidarás los beneficios que el ejercicio te da.

Corazón más sano y más feliz.

Cualquier tipo de ejercicio mejora la frecuencia cardíaca, el flujo de sangre y la salud general del corazón. En promedio, un adulto saludable tiene una frecuencia cardiaca de 60 a 80 latidos por minuto en descanso. El ejercicio con intensidad moderada o de alta intensidad hará que tu corazón se fortalezca, permitiendo que bombee más sangre en tu cuerpo, lo cual puede reducir el ritmo cardiaco en reposo de 28 a 40 latidos por minuto, como lo es en la mayoría de los atletas de alto rendimiento. Conforme tu corazón se hace más fuerte, el volumen sistólico también aumenta, que es la cantidad de sangre expulsada por latido desde el ventrículo izquierdo del corazón. Cuando el ventrículo izquierdo se llena con más sangre, se estira más, lo que causa una retroceso elástico para bombear más sangre. Igual que los músculos esqueléticos, el corazón también incrementa de tamaño conforme se adapta para hacer ejercicio.

Maximizar la entrada de aire

Igual que tu corazón, tus pulmones y el resto del sistema pulmonar también se adaptan al ejercicio. Conforme la intensidad del ejercicio aumenta, la capacidad de tus pulmones, la cual es la habilidad de tus pulmones de expandirse, también incrementa, permitiendo que fluya más aire dentro y fuera de ellos. Esto también aumenta el ritmo respiratorio, lo que acelera el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono. Los alvéolos son pequeños sacos de aire, donde el intercambio gases se lleva a cabo entre tu sangre y tus pulmones. Conforme te vayas adaptando al ejercicio de alta intensidad, el numero de alvéolos también incrementarán. Esto te permite realizar ejercicios aeróbicos más tiempo sin perder el aliento.

Ganar peso de manera correcta

Todos las formas de entrenamiento de fuerza y de poder harán que tus huesos sean más densos y tus músculos esqueléticos sean más largos. Los ejercicios de soporte de peso, como caminar rápido, subir escaleras, bailar y el entrenamiento con pesas, causan que tus huesos se adapten y se reconstruyan constantemente para hacerse más fuertes y resistentes a fracturarse. El crecimiento del musculo, o hipertrofia, es el resultado del esfuerzo y el acondicionamiento de potencia en el que las fibras musculares incrementan de diámetro. El entrenamiento excéntrico, que es el alargamiento de las fibras musculares bajo tensión, provoca las mayores ganancias en la hipertrofia muscular, de acuerdo con el fisiólogo Len Kravitz. Por ejemplo, después de levantar una barra durante el enrollamiento del brazo, baja el peso a una razón de tres o cuatro segundos.

Quemar más grasa

Tu cuerpo continua quemando grasa en un rango elevado incluso después de dejar de hacer ejercicio. Esta condición es llamada exceso de consumo de oxigeno post-ejercicio (EPOC por sus siglas en ingles), durante el cual tu cuerpo acelera su metabolismo para regresar a su estado de reposo. EPOC puede durar de 15 minutos a 48 horas, dependiendo de la intensidad del ejercicio y la duración, así lo plantea Kravitz. Un estudio realizado en Appalachian State University en Boone, North Caroline, muestra que 45 minutos de ciclismo de alta intensidad puede elevar el efecto EPOC a 14 horas en los hombres. Esto puede ayudarte a quemar grasa durante el día más eficientemente sin invertir más de una hora en el gimnasio

Más galerías de fotos



Escrito por nick ng | Traducido por arcelia gutiérrez