Los efectos del consumo de hígado

El hígado es una rica fuente de una gran cantidad de nutrientes importantes, incluyendo el ácido fólico y la vitamina B-12, así como el hierro. Comer hígado también puede exponerte a algunos efectos potencialmente peligrosos, tales como la toxicidad de la vitamina A y el contacto con metales pesados. Habla con tu médico o proveedor de atención médica acerca de los efectos positivos y negativos de comer hígado.

Hierro


El hígado es rico en hierro.

El hígado es un plato rico en hierro, de acuerdo con Linda Vorvick, MD, de la University of Washington School of Medicine. El hierro es esencial para la producción de hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno a las células del cuerpo a través de las células rojas de la sangre. Una porción de 3 onzas de hígado de pollo cocida proporciona 61 por ciento del valor diario de hierro, y la misma cantidad de hígado de res cocida proporciona 29 por ciento de la DV.

Vitaminas B


El hígado tiene abundantes vitaminas B.

Uno de los efectos más valiosos de comer hígado es el acceso a una gran cantidad de vitaminas del grupo B en una fuente de alimento. El hígado es una fuente excelente de la vitamina B folato y la vitamina B-12. Tres onzas de hígado de res proporciona el 45 por ciento del DV para el ácido fólico y 800 por ciento del DV para la vitamina B-12. La vitamina V 12 y el folato disminuyen los niveles sanguíneos de homocisteína, un aminoácido que contribuye a la enfermedad cardiovascular cuando se eleva, según los lNational Institutes of Health Office of Dietary Supplements.

La toxicidad de la vitamina A


La toxicidad de vitamina puede ser una preocupación cuando se consumen grandes cantidades de hígado.

Un efecto potencialmente perjudicial de comer hígado es la toxicidad de vitamina A. El hígado es muy rico en vitamina A, ya que 3 onzas de hígado de res cocida proporciona 444 por ciento de la DV de esta vitamina. Según el profesor Peter Aggett del Comité Científico Asesor del U.K.’s Scientific Advisory Committee on Nutrition, comer demasiado hígado puede interferir con tu densidad ósea y contribuir a fracturas debido a su alto contenido de vitamina A. Otros efectos de la toxicidad por vitamina A incluyen visión borrosa, problemas con la coordinación muscular y defectos de nacimiento. Consulta a un médico con respecto a una ingesta semanal segura de hígado, especialmente si ya estás tomando suplementos de vitamina A o multivitaminas que contengan vitamina A.

Metales pesados


Elige hígado alimentado con pasto orgánico siempre que sea posible.

Ciertos metales pesados ​​como el cadmio, el arsénico y el plomo tienden a acumularse en el hígado de los bovinos de carne durante su vida útil, de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental, y estas toxinas acumuladas son luego transmitidos a los humanos que comen los hígados. Según el U.S. Department of Agriculture, los hígados de bovinos de carne pueden contener plaguicidas y medicamentos veterinarios. Con el fin de minimizar los efectos nocivos de estas toxinas, elige aquel que venga de ganado alimentado con pasto, y de animales orgánicos siempre que sea posible.

Más galerías de fotos



Escrito por emma cale | Traducido por carlos alberto feruglio