Los efectos del bullying de los niños en la escuela

La epidemia del bullying en los Estados Unidos causa que cada día más de 160.000 niños se queden en casa para no ir a la escuela, de acuerdo con estimaciones de la Asociación Nacional de Educación. Las burlas, golpes, difundir rumores y hacer amenazas son formas de acoso que se producen habitualmente en la escuela. Si bien el impacto del bullying varía de un niño a otro, muchas víctimas experimentan efectos a corto y largo plazo que hacen difícil recuperarse.

Pobre rendimiento académico

Las investigaciones muestran que las víctimas del bullying constante es menos probable que tengan un buen desempeño escolar. En un estudio realizado en el 2005, los investigadores de la UCLA siguieron a un grupo de estudiantes de secundaria en un período de tres años y reconocieron una correlación directa entre el acoso excesivo y el bajo rendimiento académico. Los estudiantes que han experimentado un alto nivel de bullying a lo largo de los tres años tuvieron calificaciones considerablemente más bajas que los que experimentaron un bajo nivel de bullying o que no fueron acosados en absoluto. De acuerdo con la psicóloga de UCLA Jaana Juvonen, los que sufren los efectos del bullying generalmente son desmotivados a aprender.

Baja autoestima

Los niños que son victimas de bullying en la escuela comúnmente se sienten tensos, ansiosos y temerosos, lo que hace que sea difícil para ellos verse a sí mismos de forma positiva. Los intimidadores se entusiasman al hacer que otros se sientan inadecuados y sin valor y a menudo tienen éxito. Un niño que carece de confianza a menudo se aísla de los demás y rara vez es feliz. El abuso de sustancias, la obesidad, los problemas de salud mental y los arrebatos violentos también pueden desarrollarse debido a la baja autoestima, de acuerdo con un artículo del 2010 en "Academic Pediatrics" (Pediatras académicos).

Depresión y suicidio

Los sentimientos permanentes de tristeza pueden causar depresión severa en niños víctimas del bullying. Los pensamientos suicidas son comunes en los niños con depresión y el bullying ha contribuido a muchos suicidios entre los adolescentes estadounidenses. Los niños suicidas podrían involucrarse en conductas imprudentes, se hieren a sí mismos o muestran un repentino interés en la muerte o en morir. Vigila de cerca a tu hijo para que puedas reconocer los cambios sutiles o extremos en su comportamiento.

¿Qué pueden hacer los padres?

Habla regularmente con tu hijo acerca del bullying. Comparte estadísticas y discute sobre sus efectos severos en la edad escolar de los niños y anímalo para que sea amable con los demás a pesar de las diferencias. Habla con los administradores escolares acerca de las políticas contra el bullying de tu distrito y los métodos utilizados para hacerlas cumplir. Si tu hijo es víctima del bullying, anímalo a defenderse sin necesidad de utilizar la violencia y a hablar con un director de la escuela acerca de la situación. Contacta a los administradores escolares y busca ayuda psicológica para tu hijo si es víctima de bullying grave.

Más galerías de fotos



Escrito por tanya brown | Traducido por shirley marisel rollano