Los efectos del asma en el estilo de vida de un niño

A nadie le gusta ver a un niño sufrir por ninguna razón, pero las condiciones de salud de los niños son a menudo especialmente difíciles de presenciar. Por desgracia, casi el 10 por ciento de los niños en los Estados Unidos sufren de asma, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Lidiar con una enfermedad crónica como el asma tiene varios efectos significativos en el estilo de vida de un niño.

Manejar la condición de salud

La infancia debe ser divertida y despreocupada, pero los niños con asma asumen algunas preocupaciones y responsabilidades muy grandes. Tienen que aprender qué síntomas son propensos a desencadenar un ataque, tales como el clima frío, el ejercicio, las situaciones de estrés y la exposición al humo. Los niños, sus familias y otros cuidadores deben aprender a reconocer todos los signos de un ataque y cómo responder rápidamente, como usar un inhalador de esteroides durante los ataques agudos. Algunos niños también toman medicamentos de mantenimiento diario, como los broncodilatadores y los fármacos anti-inflamatorios, que pueden reducir el riesgo de futuros ataques.

Perder días de escuela

Educarse es la tarea más importante de un niño. El tiempo en la escuela establece las bases para el futuro aprendizaje avanzado y también prepara a los niños para la vida adulta productiva. El asma a menudo causa ausencias escolares y estas ausencias pueden llevar rápidamente a que un niño se quede atrás. Los niños con asma pueden necesitar clases de refuerzo para mantenerse al día con sus clases, y profesores comprensivos que sean conscientes de los problemas de salud de sus estudiantes son cruciales. En algunos casos, una enfermedad grave o frecuente relacionada con el asma y la hospitalización pueden incluso requerir que los padres considerar educación en el hogar.

Limitar las actividades físicas y deportivas

Ser activo es un componente clave de la actividad física saludable y es una parte importante de las vidas de muchos niños. Sin embargo, los niños con asma tienen a menudo limitaciones que hacen que sea difícil participar en los deportes, juegos de patio activos y actividades como el baile. El asma no suele evitar que los niños participen en estos eventos, pero a menudo están en mayor riesgo de sufrir un ataque de asma en estas situaciones. Tanto los niños como los adultos en estas situaciones tienen que ser conscientes de la posibilidad de que un ataque de asma ocurra y saber qué hacer en tal caso.

Lidiar con problemas emocionales

Los adultos generalmente pueden manejar ser diferentes, pero la mayoría de los niños están muy preocupados por encajar en la multitud. Cualquier cosa que hace que un niño se destaque puede causar sentimientos de incomodidad e incluso vergüenza. Los niños con asma pueden tener miedo de tener un ataque en la escuela, o sentirse incómodos por tener que usar un inhalador en presencia de sus amigos. Puede que se sientan dejados de lado cuando no siempre pueden participar en actividades con sus compañeros. Tener alguna enfermedad grave, crónica, da miedo, y los niños con asma necesitan apoyo emocional adicional para desarrollar habilidades adicionales para lidiar con ello.

Más galerías de fotos



Escrito por holly case | Traducido por natalia pérez