Los efectos del alcohol en los corredores

Cuando se disfruta con moderación, el alcohol puede reducir los riesgos de padecimientos cardíacos, diabetes y puede incluso evitar la demencia. Desafortunadamente, algunas personas abusan de esta sustancia y los resultados pueden ser bastante serios, especialmente cuando se combina con una actividad física. Los corredores que consumen alcohol antes de la actividad física pueden estar en riesgo de deshidratación, pérdida de electrolitos, alteraciones en la regulación de la temperatura y una disminución en el equilibrio y la coordinación. Cuanto mayor sea la ingesta de alcohol, más significativas serán estas condiciones.

¿Cuánto es demasiado?

Entender cómo el alcohol afecta al cuerpo es crucial para aquellos que quieren evitar consecuencias adversas durante una carrera. De acuerdo con el Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism, el alcohol comienza a ingresar a la corriente sanguínea unos minutos después de su consumo y puede elevar los niveles de alcohol en sangre, o BAC, en tan solo 10 minutos. Aún después de que el alcohol ha sido digerido y eliminado del cuerpo, los corredores pueden todavía sentir los efectos de esta intoxicación. El American College of Sports Medicine establece que aquellos corredores que consumieron alcohol 24 horas antes de una carrera y tuvieron un BAC de al menos 0.04 %, probablemente notarán los efectos negativos.

Pérdida de agua

El American College of Sports Medicine (ACSM) clasifica al alcohol como un diurético, o sea, una sustancia que promueve la producción de orina. No debería ser una sorpresa que aún las ingestas moderadas de alcohol puedan conducir a una deshidratación significativa de los corredores. Para evitar la deshidratación en una carrera, aquellos que han consumido alcohol en las pasadas 24 horas deberían asegurarse de ingerir suficiente agua y otros líquidos. El ACSM alienta a los corredores a ingerir al menos 8 onzas de líquidos por cada libra perdida durante la actividad física para evitar una posible deshidratación. Tomando ocho onzas de agua antes y después de hacer ejercicio puedes también ayudar a frenar la pérdida de líquidos.

Agotamiento de electrolitos

Además de incrementar la pérdida de líquidos, los diuréticos también se han relacionado con el agotamiento de ciertos electrolitos como el potasio y el sodio. Mientras que los electrolitos juegan varias funciones importantes en el cuerpo, la revista Medical News Today reporta que son cruciales para el mantenimiento de la función de los músculos y nervios. UC San Diego Intercollegiate Athletics dice que los corredores que han consumido alcohol en las últimas 24 horas antes de la carrera deberían añadir plátanos o jugo de naranja a su dieta para reemplazar el potasio perdido. De manera similar, el Gatorade y otras bebidas deportivas pueden ser efectivas para restaurar la pérdida de sodio asociada con correr y el consumo de alcohol.

Deterioro de la regulación de la temperatura

Durante una carrera y otras formas de ejercicio aeróbico, el cuerpo regula la temperatura para prevenir la hipertermia (sobre calentamiento) y la hipotermia (baja de la temperatura). El cuerpo puede experimentar dificultades para mantener el calor en temperaturas frías y liberar el calor en altas temperaturas cuando los niveles de alcohol en sangre son alrededor de 0.04%, dice el American College of Sports Medicine. ACSM también alienta a que los que se ejercitan se vistan de manera apropiada cuando han consumido alcohol las pasadas 24 horas. Vestirse por capas, protegiéndose las extremidades y limitando la cantidad de piel expuesta, además de beber al menos ocho onzas de líquidos antes y después de cada 30 minutos de ejercicio pueden ser todas medidas efectivas para prevenir males relacionados con el clima durante una carrera.

Disminución del equilibrio y la coordinación

UC San Diego Intercollegiate Athletics establece que incluso la ingesta limitada de alcohol puede tener efectos negativos en el equilibrio y la coordinación de los corredores. En efecto, después de una noche de consumo de alcohol, los corredores pueden experimentar dificultades para conducirse por senderos o un camino de obstáculos. Aquellos que consumen cantidades excesivas de bebidas alcohólicas o abusan del alcohol de manera frecuente son más propensos a experimentar estos síntomas. Los corredores que experimentan una disminución del equilibrio y la coordinación después de beber alcohol deberían disminuir la velocidad para evitar lesiones potenciales o accidentes.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn vera | Traducido por karly silva