Los efectos del acoso escolar en niños y adolescentes

El acoso escolar, o bullying, se ha convertido en un problema nacional. Padres, alumnos y los líderes de la comunidad han decidido abordar esta epidemia instituyendo normas más estrictas para proteger a los niños y a los adolescentes. Los efectos del comportamiento de acoso produce consecuencias negativas a largo plazo para ambos, el acosador y la víctima. Entender los efectos del bullying puede proteger a niños y adolescentes mientras previene la creación de víctimas adicionales.

Pobre desempeño escolar

Los padres esperan que las escuelas provean un ambiente seguro y cultivado para que sus hijos aprendan y consigan la excelencia académica. Sin embargo, cuando un niño o adolescente se enfrenta a la amenaza del bullying, este puede tener un efecto devastador en el desempeño académico. Los estudiantes acosados se arriesgan a tener bajas calificaciones, porque siempre intentan evitar la escuela para evadirse de las agresiones físicas o verbales. De acuerdo a un estudio del Undergraduate Research Journal for Human Sciences, "School Bullying Hurts: Evidence of Psychological and Academic Challenges Among Students with Bullying Histories" (El acoso escolar daña: evidencia de desafíos psicológicos y académicos entre los estudiantes con historias de bullying), los estudiantes acosados tienen menos éxito en la comprensión lectora. El estudio informa que los estudiantes que son víctimas del bullying pierden recursos cognitivos importantes como atención, concentración y habilidades lingüísticas.

Propensión a ser agresivos en el futuro

Los niños y adolescentes que son acosadores son más propensos a desarrollar un comportamiento antisocial, vincularse al vandalismo y a experimentar con drogas. Esta agresión, si no se detiene, puede empeorar cuando el niño o adolescente madure. De acuerdo a un artículo en HealthyPlace.com, “The Impact of Bullying” (El impacto del acoso escolar), los adolescentes que acosan son cuatro veces más propensos que los no acosadores a ser convictos por un crimen antes de los 24 años. Además, los niños y adolescentes que acosan tienen una gran posibilidad de desarrollar desórdenes antisociales de personalidad.

Enfermedades mentales

El bullying puede ser psicológicamente dañino para niños y adolescentes, tan dañino que puede causar en el niño el desarrollo de una enfermedad mental. Los niños y adolescentes que son víctimas a menudo sufren dolores de cabeza, depresión, ansiedad y falta de autoestima. Según un estudio de 2013 de JAMA Psychiatry online, “Adult Psychiatric Outcomes of Bullying and Being Bullied by Peers in Childhood and Adolescence” (Consecuencia psiquiátricas de adultos acosadores y víctimas de sus pares en la niñez y la adolescencia), acosadores y víctimas están en riesgo de tener depresión, ansiedad y ataques de pánico. Los investigadores también añaden que cuando se comparan con jóvenes adultos sin historia de bullying, las ex-víctimas tienen mayores riesgos de desarrollar desórdenes psicológicos.

Problemas neurológicos

Los efectos del bullying pueden causar problemas neurológicos significativos a niños y adolescentes. Los niños que han experimentado el bullying pueden tener reducida la conectividad de las neuronas en su cerebro, lo cual puede interrumpir el crecimiento de nuevas neuronas. Esta discapacidad del cerebro de producir neuronas, de acuerdo a “Inside the Bullied Brain: The Alarming Neuroscience of Taunting” (Dentro del cerebro acosado: la alarmante neurociencia de la burla), es considerada en Boston.com, como un símil de los efectos de un trauma físico de la niñez. Además, un artículo de 2010 de The American Journal of Psychiatry, “Hurtful Words: Association of Exposure to Peer Verbal Abuse with Elevated Psychiatric Symptom Scores and Corpus Callosum Abnormalities” (Palabras que hieren: Asociación de personas expuestas al abuso verbal de sus pares con síntomas psiquiátricos graves y anormalidades en el cuerpo calloso), establece que los adultos jóvenes que han reportado ser acosados por sus pares tienen anormalidades en el cerebro que afectan al proceso visual y a la memoria.

Más galerías de fotos



Escrito por sandra l. campbell | Traducido por valeria b. rivas