Los efectos del abuso de alcohol parental en los niños

A pesar de que el abuso de alcohol es un problema que afecta directamente a los adultos, los hijos de alcohólicos también se ven afectados en la niñez y, en ocasiones, hasta en la edad adulta. Según la American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, los hijos de alcohólicos generalmente experimentan efectos psicológicos como resultado del abuso de alcohol parental. Muchos niños criados por un padre que abusa del alcohol, también experimentan algún tipo de maltrato o abuso, ya sea físico o emocional. El abuso de alcohol parental pone a los niños en mayor riesgo de tener problemas intelectuales, físicos, sociales y emocionales que sus compañeros criados por no alcohólicos.

Vínculos que no están bien

Los niños necesitan tiempo para desarrollar vínculos con sus padres durante las primeras etapas de sus vidas. Estos vínculos se desarrollan parcialmente por la capacidad de los padres para prestar atención y notar los intentos de sus hijos para comunicarse. Los padres que abusan de alcohol cuando sus hijos son bebés o niños pequeños, pueden estar desatentos o poco comprometidos para relacionarse con ellos. Como resultado, los niños pequeños también pueden llegar a ser poco comprometidos y tener problemas para establecer relaciones adecuadas y saludables con sus padres.

Padres que se comportan mal, niños que sufren

La vida familiar en un hogar donde el padre abusa del alcohol, a menudo puede ser impredecible y caótica. Los padres alcohólicos a menudo presentan estados de ánimo extremos, que van desde un estado amoroso y de apoyo, a uno retraído y violento. El comportamiento errático de los padres, puede llevar a sentimientos de inseguridad, miedo y confusión en los niños. En un momento de su vida en el que la estabilidad y la previsibilidad son vitales, los niños de padres que abusan del alcohol están, en cambio, enfrentándose con una vida que involucra poca o ninguna estructura. Los hijos de alcohólicos, a menudo están expuestos a la violencia doméstica y a veces son víctimas de abuso físico o verbal.

Miedo y vergüenza

El no saber qué tipo de padre se despertará o volverá a casa, puede causar que los niños desarrollen problemas de ansiedad. Es posible que los hijos de padres que abusan del alcohol se preocupen por la situación general de su hogar, la salud de un padre alcohólico o la potencial violencia doméstica que se produce cuando el padre está alcoholizado. Los niños de familias en las que existen padres que abusan de alcohol, a menudo se sienten avergonzados por el problema de sus padres y, como resultado, se vuelven tímidos y retraídos en la escuela. Algunos padres alcohólicos incluso dan a sus hijos el mensaje de que su alcoholismo debe mantenerse en secreto, lo que puede causar que los niños se sientan avergonzados o con miedo de pedirle ayuda a un maestro u otro adulto de confianza.

Los niños pagan el precio

Los hijos de padres que abusan del alcohol, lidian con muchas cosas. Las tensiones adicionales producidas por tener un padre alcohólico, pueden tener efectos negativos en el rendimiento académico de los niños y en su comportamiento general en la escuela. La preocupación sobre el conflicto y la tensión en el hogar, puede hacer que los niños tengan problemas para concentrarse en la escuela y algunos hijos de alcohólicos, en busca de atención, pueden presentar problemas de conducta. Los niños con padres alcohólicos tienen más probabilidades de tener notas más bajas en las pruebas de rendimiento escolar y otras medidas de progreso, como cuestionarios. Sus calificaciones también pueden sufrir, como resultado de no tener tiempo o un adecuado entorno para hacer la tarea. Muchos hijos de alcohólicos reciben poco o ningún apoyo académico en casa.

Más galerías de fotos



Escrito por carissa lawrence | Traducido por maría echenique