Efectos del aborto quirúrgico

El aborto quirúrgico es realizado por médicos apropiadamente licenciados para terminar los embarazos no deseados. Los abortos quirúrgicos regularmente son realizados como un procedimiento operativo durante el primer trimestre del embarazo, pero se pueden realizar a lo largo del embarazo completo en casos de emergencias médicas. Muchos síntomas son comunes después del aborto quirúrgico. Si alguno de estos síntomas persiste o empeora, es importante contactar al médico que realizó el aborto inmediatamente, porque podría resultar en complicaciones a la salud más severas si no se trata a tiempo.

Dolor abdominal

El dolor abdominal y los cólicos estomacales son normales después de un aborto quirúrgico. Algunas mujeres experimentan un poco de dolor abdominal y cólicos después de los abortos quirúrgicos, pero puede ser normal experimentar este síntoma por hasta tres semanas después del procedimiento. Esto se debe regularmente a que el cuello uterino regresa a la normalidad. Si el dolor es severo o prolongado, se debe consultar a un médico inmediatamente porque esto puede indicar un daño de órganos internos por el procedimiento, infección o coágulos sanguíneos.

Náusea y vómito

Después de que se completa un aborto quirúrgico, las hormonas en el cuerpo inmediatamente comienzan a disminuir. Esta rápida disminución en las hormonas del embarazo puede tener repercusiones en el cuerpo. La náusea con o sin vómito es normal durante uno a tres días y regularmente no es causa de preocupación a menos de que el vómito sea severo o prolongado, lo que podría dar como resultado una deshidratación peligrosa. Adicionalmente, el aborto puede ser traumático emocionalmente y podrías experimentar cambios de humor, ansiedad y culpa. Estas fuertes emociones también pueden provocar náuseas y vómitos que no están asociados con el lado físico del aborto.

Sensación de desmayo

Muchas mujeres tienen una sensación de desmayo inmediatamente después de realizarse un aborto quirúrgico. En gran parte, esto es provocado por los cambios hormonales, pero también puede ser debido a las respuestas emocionales al procedimiento. Un médico requerirá que la paciente se quede en la clínica de aborto durante un par de horas para monitorear su condición antes de dejarla ir a casa. Si este síntoma persiste o es severo, sin embargo, podría ser una señal de una pérdida sanguínea excesiva y debe ser tratado inmediatamente por un profesional médico.

Sangrado

El médico expulsará del útero todos los productos de la concepción durante el embarazo. Es normal, sin embargo, que algunas mujeres sangren hasta tres semanas después del procedimiento. Esto podría ser similar a un flujo menstrual normal y debe disminuir con cada día. Si el sangrado continúa más tiempo de lo que el médico recomienda o si es tan pesado que tienes que usar más de una toalla sanitaria por hora, se debe consultar al médico inmediatamente porque la pérdida de sangre excesiva puede ser el resultado de un daño de órganos inadvertido durante el procedimiento. Este daño puede ser fatal si no se trata.

Más galerías de fotos



Escrito por iva gutowski | Traducido por laura de alba