Los efectos de la deficiencia de hierro en el cuerpo

La deficiencia de hierro resulta en un bajo número de glóbulos rojos en el cuerpo y la anemia ferropénica se desarrolla cuando el cuerpo no está recibiendo suficiente hierro para crear nuevas células rojas de la sangre. Una vez que el hierro almacenado en el cuerpo se agota, se crean menos glóbulos rojos, lo cual puede conducir a una serie de síntomas, como fatiga, piel pálida, debilidad general, uñas quebradizas, caída del cabello y dolores de cabeza.

El papel del hierro

El hierro es un mineral que es necesario para muchas funciones corporales, incluyendo la fabricación de la hemoglobina, que es la molécula en la sangre que transporta el oxígeno. El hierro también es necesario para mantener la piel sana, el pelo, las uñas y las células en tu cuerpo. El cuerpo obtiene hierro a través de los alimentos, que luego es absorbido en el tracto gastrointestinal y se libera en el torrente sanguíneo o almacena en el hígado, para la futura creación de glóbulos rojos de la sangre. Aunque el cuerpo requiere sólo una pequeña porción del hierro ingerida, la deficiencia de hierro es todavía muy común, particularmente entre ciertos grupos.

Grupos de alto riesgo

Según the Centers for Disease Control and Prevention, las mujeres embarazadas y los niños pequeños están en mayor riesgo de deficiencia de hierro, debido a que su necesidad de hierro es más alta, debido al rápido crecimiento. Las mujeres premenopáusicas también están en riesgo, debido a la pérdida de sangre que se produce con la menstruación. The American Society of Hematology señala que otros grupos de alto riesgo incluyen aquellos con úlceras pépticas, las personas que se han sometido a una cirugía mayor o trauma, los vegetarianos y los veganos, las personas que se han sometido a un bypass gástrico y otras cirugías bariátricas y los niños que beben más de dos o tres vasos de leche de vaca por día, ya que puede disminuir la absorción de hierro.

Los síntomas de la deficiencia de hierro

La deficiencia de hierro puede presentarse a través de muchos síntomas diferentes. Estos síntomas son el resultado de una falta de oxígeno suministrado a través del cuerpo. Los síntomas comunes incluyen palidez, palpitaciones, debilidad general, fatiga, falta de aliento, dolor de pecho, falta de energía, dolores de cabeza, golpes en los oídos, lengua irritada, antojo de hielo o arcilla, uñas quebradizas y caída del cabello, según the American Society of Hematology. Otros síntomas pueden incluir un agrandamiento del bazo, infecciones frecuentes, el síndrome de piernas inquietas y el sangrado menstrual muy pesado, de acuerdo con el National Heart, Lung and Blood Institute. El CDC anota que debilita la función inmune, disminuye el desarrollo mental y social durante la infancia y la disminución del rendimiento en la escuela, y el desempeño del trabajo también pueden ser síntoma de la anemia por deficiencia de hierro.

Detección y tratamiento

Si estás experimentando los síntomas asociados con la deficiencia de hierro, tu médico puede realizarte algunas pruebas para detectar los niveles de hierro en la sangre. Si tu proveedor de atención médica cree que eres deficiente en hierro, tu médico te puede recetar un suplemento de hierro. Si se determina que la deficiencia existe porque no estás recibiendo suficiente hierro en tu dieta, simplemente puede prescribirte una dieta más rica en hierro. Los alimentos ricos en hierro son las almejas, ostras, cereales fortificados, carnes de órganos como el hígado, soja, calabaza y semillas de calabaza, frijoles blancos, melaza, lentejas, espinacas, carne de res, cordero, pato y camarones.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por gabriela nungaray