Efectos en el cuidado deficiente de los padres en el desarrollo de un niño

La mayoría de los padres hacen lo mejor que pueden por sus hijos, aunque no sea perfecto. En algunos casos, sin embargo, la atención puede faltar de numerosas formas. Los padres pueden estar física o emocionalmente ausentes, pueden ser extremadamente críticos o dejar de poner límites. Pueden pasar por alto necesidades básicas como la alimentación o autorizar a sus hijos a hacer cosas claramente peligrosas. Los niños cuyos padres les proporcionan poca o ninguna atención pueden sufrir tanto en el momento como a largo plazo.

Delincuencia

La crianza de los hijos y la delincuencia están relacionadas de diversas maneras, según un artículo publicado en agosto de 2009 en el diario "Journal of Abnormal Child Psychology" Los investigadores revisaron 161 estudios para determinar las conexiones específicas entre los padres y la delincuencia. Ellos encontraron que los hijos de padres negligentes o que rechazan a sus hijos eran más propensos a mostrar un comportamiento antisocial o delictivo. Los padres autoritarios, que utilizan la agresión verbal como castigo, excesivamente controladores o cuyas acciones disciplinarias eran incompatibles, eran también más propensos a criar niños que presentaban rasgos delictivos.

Depresión

La depresión en los niños se ha relacionado con la crianza, según un artículo de diciembre de 2007 publicado en la revista "Clinical Psychology Review", El artículo señalaba que cuando un niño era rechazado por sus padres, era más propenso a sentirse deprimido; además la hostilidad parental también estaba estrechamente relacionada con la depresión infantil. Los niños que no reciben atención de sus padres son también más propensos a estar deprimidos y pueden sufrir de ansiedad y baja autoestima, según Diane De Panfills, autora de "Abandono Infantil: Una Guía para la Prevención, Evaluación e Intervención".

Rebeldía, riesgo y falta de empatía

Los padres que no pueden establecer límites hacen que los niños sean más desafiantes y rebeldes, según un artículo de junio de 2008, publicado en "U.S. News Health", y los padres permisivos son más propensos a tener hijos con problemas de abuso de sustancias. Los hijos de padres sobreprotectores pueden sentir temor a tomar incluso pequeños riesgos, porque sus padres nunca les permitieron probar algo y aprender de un fracaso. Los padres que no muestran empatía cuando un niño sufre una lesión leve o se siente triste, impiden que el niño aprenda a empatizar con los demás.

Problemas físicos y emocionales

Los niños descuidados por sus padres pueden presentar una serie de problemas físicos y emocionales, según DePanfills. Los primeros años de vida del niño son cruciales para el desarrollo del cerebro, pero los niños que no reciben interacción y estimulación de los padres no pueden desarrollar habilidades cognitivas y sociales sanas. Otros problemas que resultan de la negligencia de los padres incluyen problemas para controlar las emociones, intentos de provocar riñas, comportamiento sexual inapropiado o dificultades de aprendizaje. Los niños descuidados por sus padres pueden ser apáticos o no responder al afecto, tienen pobres habilidades para afrontar situaciones o sufren de ansiedad y depresión. Un niño descuidado puede tener problemas de salud tales como caries dental, puede ser más susceptible a las infecciones o tener problemas de crecimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por beth greenwood | Traducido por vittore notabene