Los efectos a corto y largo plazo del ejercicio en el sistema cardiovascular

El ejercicio tiene múltiples efectos a corto plazo y a largo plazo en el sistema cardiovascular. Tu sistema cardiovascular también se conoce como sistema circulatorio. Está formado por el corazón, las arterias, las venas y los capilares. La función principal del sistema cardiovascular es hacer circular la sangre rica en oxígeno y rica en glucosa a las células y eliminar los productos de desecho de las células, como el dióxido de carbono de los músculos.

Corazón

El ejercicio aeróbico a corto plazo, como correr durante 30 minutos no va a aumentar el tamaño de tu músculo cardíaco, ni hará engrosar las paredes de tu corazón. Sin embargo, el ejercicio aeróbico a largo plazo aumentará el tamaño y el grosor de tu corazón, especialmente durante el ejercicio de moderada a vigorosa intensidad. Estos cambios son reversibles cuando se suspende el entrenamiento aeróbico.

Vasos sanguíneos

Cuando tomas una clase de aeróbicos, los vasos sanguíneos que van hacia los músculos esqueléticos que están trabajando aumentan en tamaño, o se dilatan para que más sangre pueda fluir hacia estos músculos. El ejercicio aeróbico a largo plazo mejora la elasticidad de los vasos sanguíneos, o la capacidad de los vasos para expandirse y contraerse. La elasticidad mejorada proporciona más oxígeno y glucosa a los músculos a un ritmo más rápido. El número de capilares en los músculos que trabajas también aumenta a medida que hay una adaptación al ejercicio aeróbico a largo plazo.

Volumen de la sangre

La cantidad de sangre que circula en el cuerpo aumenta en el plazo de 24 horas después de tu primera sesión de ejercicio. Según William McArdle y sus colegas en el libro "Fisiología del Ejercicio de Energía, Nutrición y Rendimiento Humano", el efecto a largo plazo del ejercicio aeróbico es un aumento de aproximadamente 20 por ciento en el volumen de sangre. Un aumento en el volumen de sangre significa que tu cuerpo puede entregar más oxígeno a los músculos activos. Tu cuerpo también será capaz de regular mejor la temperatura durante el ejercicio.

Gasto cardíaco

El gasto cardíaco es la cantidad de sangre bombeada por el corazón en un minuto. Está regulado por la cantidad de sangre bombeada por el corazón en una contracción, o el volumen sistólico y el número de veces que tu corazón late en un minuto, o sea tu frecuencia cardiaca. El gasto cardíaco aumenta como un efecto a corto y largo plazo del ejercicio aeróbico regular. Inicialmente, el gasto cardíaco aumenta debido a un aumento en el ritmo cardíaco. Entonces, a medida que mejora tu capacidad aeróbica, el gasto cardíaco aumenta debido a un aumento en el volumen sistólico y una disminución en la frecuencia cardíaca.

Presión sanguínea

La presión sistólica es la presión contra las paredes de las arterias cuando el corazón se contrae. La presión diastólica es la presión contra las paredes de las arterias cuando el corazón se relaja. Al empezar con el ejercicio aeróbico, la presión arterial aumenta a medida que tu sistema cardiovascular trabaja para suministrar más oxígeno y glucosa a los músculos que trabajan. Una adaptación a largo plazo para el ejercicio aeróbico es una disminución tanto en la presión arterial sistólica y diastólica en reposo y durante el ejercicio submáximo. El American College of Sports Medicine fomenta el ejercicio aeróbico regular como método de control y reducción de la presión arterial alta debido a sus efectos sobre la reducción de la presión arterial.

Más galerías de fotos



Escrito por paula quinene | Traducido por sandra magali chávez esqueda