Efectos de correr en el tendón del cuádriceps

El tendón del cuádriceps es uno de los más importantes componentes de la zancada de un corredor, que abarca los músculos de la rodilla y el cuádriceps junto con los del muslo. El tendón del cuádriceps resiste mucho desgaste por caminar; y como tal, es vulnerable a varias consecuencias del correr, tanto buenas como malas. El entrenamiento excesivo, la zancada inadecuada o incluso un simple mal paso pueden presentar riesgo de una lesión.

Función

El tendón del cuádriceps consiste en los cuatro músculos del cuádriceps que se unen sobre la rótula: el vasto medial, el vasto intermedio, el vasto lateral y el recto femoral. El tendón sujeta estos músculos a la rótula y cumple un papel importante en la función de estirar la rodilla. Casi cualquier actividad de la rodilla que implique movimiento de la rótula requiere de este tendón.

Causas

El correr fortalece el tendón del cuádriceps, aunque las lesiones son siempre un riesgo. Se puede producir un desgarro parcial o total por el constante estrés de miles de zancadas en el curso de una carrera. Los desgarros se producen cuando el pie se apoya en el suelo con la rodilla parcialmente doblada, haciendo que el tendón sea incapaz de soportar la fuerza del impacto. Correr también puede causar tendinitis, o inflamación, del tendón del cuádriceps.

Síntomas

Un desgarro parcial o total del tendón del cuádriceps en un corredor se caracteriza por varias señales, la primera de las cuales es a menudo una sensación de explosión, seguida por lo general por dolor e inflamación. Otros posibles síntomas de un desgarro del tendón incluyen una hendidura visible en la parte superior de la rótula, ardor, sensibilidad y calambres.

Identificación

Varias cuestiones influyen para identificar una lesión en el tendón del cuádriceps de un corredor, como un antecedente de lesiones previas en el tendón o la rodilla y si el corredor tiene un historial de tendinitis en las piernas. Por lo general, un examen médico incluye extensiones de rodilla para determinar el nivel de dificultad en estirarlas. Las pruebas de imágenes como rayos X o IRM, pueden confirmar o descartar un desgarro.

prevención y solución

Los desgarros en el tendón del cuádriceps por correr no tienen posibilidades de recuperación a menos que el corredor se tome algún tiempo de descanso. Algunos días de descanso y aplicaciones regulares de compresas de hielo son esenciales para acelerar la recuperación, en particular si el desgarro es parcial. Luego, la prevención se vuelve primordial. Empujar cada pie hacia los glúteos afloja el tendón y los músculos que lo acompañan antes y después de cada carrera. Estirar los músculos secundarios del cuádriceps también ayuda a prevenir desgarros del tendón. Las estocadas laterales (side lunges) y las estocadas profundas hacia adelante son dos de las rutinas que fortalecen mejor los cuádriceps.

Más galerías de fotos



Escrito por lee simmons | Traducido por maria eugenia gonzalez