Los efectos de la conducta narcisista adulta sobre los niños

Los hijos de padres narcisistas viven en un hogar caótico culpa del padre narcisista que quiere todo. El padre quiere admiración, amor y reconocimiento, todo ello a expensas de los niños. El padre narcisista quiere que sus hijos lo llenen de amor. Si no cumplen con las normas que ha establecido, el padre ataca posiblemente con abusos verbales y/o físicamente. Las secuelas son para toda la vida.

Los niños son culpables ante la sociedad

Un padre narcisista es muy capaz de presentar más de una cara a su familia. En casa, él es el padre exigente, esperando que sus hijos lo admiren todos los días. Sus hijos nunca saben con cuál de las caras están interactuando. Podrían recibir una sonrisa o un reto para recordarles su lugar en la familia. En casa y en público, los hijos de un padre narcisista "reflejan" lo que el padre quiere: una "familia perfecta", perfección, obediencia y ya que los niños no pueden ser perfectos todos los días, fallarán ante sus padres. Una vez que fracasan, deben pagar las consecuencias. Peor aún, los niños no saben de un día para otro lo que su padre va a querer. Viven con miedo y confusión, de acuerdo con Beth McLarnan de la Escuela de Graduados Adler, autor de "Hijos adultos de Padres narcisistas: Los Ecos".

Los niños se vuelven narcisistas

Ser hijo de un padre narcisista aumenta la probabilidad de volverse narcisista. El narcisista trata a sus hijos como una extensión de sí mismo, ya que sólo por la gracia de su embarazo nacieron. Debido a que un padre narcisista se refiere a sus hijos como posesiones, los utiliza para ajustar cuentas con personas imaginarias. Si su suegra ha dicho algo malo, el padre narcisista usará a sus hijos para lastimarla. Un día, el padre narcisista ama a sus hijos y al siguiente los castiga o verbalmente abusa de ellos, sobre todo si le fallaron de alguna manera que sólo el conoce. Diane Downs, la madre de Oregon que le disparó a sus tres hijos y mató a uno, fue diagnosticada con trastorno narcisista de la personalidad, trastorno límite de la personalidad y trastorno de personalidad antisocial. Se cree que los mató porque creía que estaban en camino a una relación romántica.

Secuelas psicológicas

Los hijos de padres narcisistas sufren una serie de efectos psicológicos que se derivan del tratamiento caótico y abusivo que reciben. Estos efectos secundarios incluyen convertirse en cuidadores crónicos, inseguridad y baja autoestima. Como adultos, estos niños ignoran sus propias necesidades físicas y emocionales. Pueden desarrollar trastornos de ansiedad o depresión. También pueden desarrollar trastornos obsesivo-compulsivos, trastornos de la alimentación o trastornos sexuales. Podrían recurrir a la automedicación con alcohol o drogas ilegales. Debido a que están tan acostumbrados a los patrones de abuso, estos niños podrían ser incapaces de desarrollar una cercanía emocional con los demás o adherirse a otros, temiendo el abandono y la soledad.

Los efectos continúan hasta la edad adulta

Los efectos psicológicos del abuso de los padres narcisistas continúan hasta la edad adulta. A menos que la familia del niño reconozca los problemas derivados de la matriz narcisista, los niños podrían no concurrir a terapia. Debido a que los niños no se nutrieron ni contaron con el apoyo parental y crecieron creyendo que su tratamiento era normal, sus relaciones adultas podrían reflejar la crianza patológicas en las que crecieron.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por andrea galdames