Los efectos de la cafeína sobre la densidad ósea

La osteopenia y la osteoporosis son enfermedades que se refieren a la baja densidad ósea. La osteopenia es menos grave y afecta a aproximadamente la mitad de los estadounidenses mayores de 50 años, informa la Harvard Medical School. La osteoporosis, literalmente significa "huesos porosos", es una enfermedad ósea caracterizada por huesos muy débiles y quebradizos. Incluso pequeñas tensiones pueden causar fracturas en un individuo con osteoporosis. Los antecedentes familiares y la genética contribuyen al riesgo de desarrollar enfermedades de baja densidad ósea, pero la dieta y el estilo de vida también desempeñan un papel. Por ejemplo, el consumo de cafeína se ha relacionado con un riesgo elevado de mala salud ósea.

Disminución de la densidad ósea

La cafeína disminuye la capacidad de tu cuerpo para absorber el calcio en una cantidad pequeña. El consumo elevado de cafeína está ligada a un mayor riesgo de baja densidad ósea de por vida. La National Osteoporosis Foundation recomienda mantener tu consumo de cafeína a un nivel moderado. Tres o más tazas de café al día pueden afectar la densidad ósea. Las sodas contienen cafeína con ácido fosfórico o fosfato, un ingrediente que también parece contribuir a la pérdida ósea.

Factores de riesgo

Algunas personas tienen un mayor riesgo de enfermedades de densidad ósea, debido al estilo de vida o factores genéticos. Las mujeres caucásicas y asiáticas, particularmente aquellas de talla pequeña, están en mayor riesgo. El bajo consumo de calcio es un factor de riesgo importante para la baja densidad ósea. El alcohol puede interferir con la capacidad del cuerpo para absorber el calcio, y las personas que beben en exceso tienen un mayor riesgo de osteoporosis. La disminución de la densidad ósea también puede ocurrir como un efecto secundario de los corticosteroides y un número de otros medicamentos. Si tiene varios de estos factores de riesgo, el médico puede ordenar una prueba de densidad ósea.

Prevención

El calcio en la dieta es fundamental para mantener la densidad ósea. Trata de tomar tres o cuatro porciones diarias de alimentos ricos en calcio como la leche, queso y yogur. Un estudio publicado en 1995 en el "New England Journal of Medicine" demostró que consumir leche anula los efectos de la cafeína sobre el metabolismo del calcio. Entre las mujeres posmenopáusicas, los bebedores de café que reportaron beber uno o más vasos de leche al día la mayor parte de sus vidas, no experimentaron una disminución en la densidad ósea.

Más galerías de fotos



Escrito por amy liddell | Traducido por vanina frickel