Los efectos de las burlas en los niños

La mayoría de los niños serán sometidos a periodos de burlas, intimidación o bullying en la escuela o durante otras actividades. Mientras que muchos niños son capaces de superar las burlas, otros pueden quedar con cicatrices emocionales de larga duración. De hecho, de 9 a 15 por ciento de los niños experimentan burlas crónicas y bullying que pueden ser perjudiciales, sugiere un estudio realizado en junio de 2004 por Andrews Horowitz publicado en el "Journal of the American Psychiatric Nurses Association". Estas cicatrices pueden afectar tanto su comportamiento presente como aumentar el riesgo de tener dificultades psicológicas y académicas en la escuela y en la edad adulta.

Autoestima

Uno de los efectos primarios de las bromas a un niño es una caída significativa en la autoestima. Las bromas típicamente se basan en características de un niño que se consideran "diferentes" a los demás en la escuela. Cuando otros estudiantes se enfocan y burlan de estas diferencias, un niño se puede sentir anormal, no deseado o avergonzado de lo que es, incluso si no hay ninguna razón para sentirse así. La baja autoestima puede continuar más allá de la infancia y en la edad adulta, y afectar áreas tales como el empleo y las relaciones.

Depresión y ansiedad

Las burlas constantes pueden contribuir al desarrollo de problemas de salud mental, como depresión o ansiedad. La pérdida de la autoestima y la crueldad de las bromas puede afectar el estado de ánimo de tu hijo. Un niño puede perder interés en actividades o relaciones donde siente que pueden ser diferente a los demás. Que se burlen de él a menudo también provoca tristeza, contribuyendo a los síntomas de la depresión. También puede crear ansiedad en un niño, ya sea por temor a la persona que le está haciendo la burla o miedo a ser ridiculizado por otros. Por desgracia, la depresión relacionada con burlas puede persistir en la edad adulta, que puede traer los recuerdos de ser ridiculizado, sugiere la investigación Center for the Treatment and Study of Anxiety.

Desempeño académico

Ser sometido a burlas o bullying también puede tener un impacto significativo en el rendimiento académico. Ser el blanco de las burlas a menudo distraerá a tu hijo y no será capaz de concentrarse en tareas escolares el resto del día, especialmente si la persona que se burla de él está en la misma clase. Menos atención y menos interés en la escuela pueden ocasionar caídas en el rendimiento académico. Las burlas también puede causar que tu hijo no quiera ir a la escuela en absoluto si las burlas son constante o han progresado en amenazas, contacto físico o algún otro tipo de bullying.

Convertirse en un intimidador

Por desgracia, ser el blanco de las burlas puede causar que tu hijo reaccione intimidando a otros niños. El bullying escolar proporciona una salida para un niño sujeto de burlas para liberar la frustración y sentirse poderoso sobre otro niño para hacer frente al sentimiento de inferioridad hacia los otros niños que se burlan de él. Sin embargo, este no es siempre el caso, y se necesita más investigación sobre el tema para hacer una conexión clara entre las burlas y convertirse en un intimidador.

Más galerías de fotos



Escrito por chris sherwood | Traducido por mariana groning