Los efectos que los bullies tienen en los adolescentes varones

Los bullies afectan a las psiques de sus víctimas, metiéndose con ellas y usando palabras para retorcer la imagen que sus víctimas tienen de sí mismas. A veces incluso es un bullying físico, y puedes ver a tu hijo llorar no sólo porque los demás se burlan (o mucho peor), sino también porque lo atacan. Ningún padre quiere estar en esta situación, pero a veces es muy difícil saber si alguien está intimidando a tu hijo. Cuando son intimidados, los chicos adolescentes pueden reprimirlo en su interior, en lugar de recurrir a ti.

Efectos físicos del cerebro

De acuerdo con el artículo del Boston Globe, "Inside the Bullied Brain", de Emily Anthes, los estudios demuestran que los adolescentes intimidados por sus compañeros mantienen secuelas psicológicas permanentes. Los datos publicados en 2010 en el American Journal of Psychiatry mostraron que los cerebros de los adolescentes que habían sido burlas mostraron anormalidades cerebrales observables cuando se escanearon. Otro estudio realizado por la psicóloga Tracy Vaillancourt en la University of Ottawa, mostró que los niños que habían sido víctimas de otros niños habían aumentado los niveles de cortisol, una hormona bombeada por el cuerpo durante momentos de estrés. Las niñas tenían niveles más bajos. Hasta ahora, estas características neurológicas se limitan a indicar una tendencia. Los investigadores todavía tienen que determinar qué otros factores subyacentes contribuyen.

Efectos fisiológicos

La mayoría del bullying es una actividad prolongada donde las víctimas tienen muy poco descanso en un mar de tormentos y burlas, de acuerdo con Kids Health, el sitio web de la Nemours Foundation. A medida que la tensión de las tareas más simples aumenta, las dolencias físicas pueden comenzar a aparecer, como un malestar estomacal, dolores de cabeza y ataques de ansiedad. Estos síntomas pueden volverse crónicos e incluso convertirse en una enfermedad, como el síndrome del intestino irritable o migrañas. Si tu hijo sufre de depresión o ansiedad debido al bullying, puede tener problemas para dormir o despertarse. La higiene puede verse afectada, ya que su hijo no se siente como si valiera lo suficiente como para cuidarse. "Los estudios muestran que las personas que son abusadas por sus compañeros están en riesgo de problemas de salud mental, como la baja autoestima, el estrés, la depresión o la ansiedad. También pueden pensar en el suicidio más a menudo", afirma Kids Health en el artículo, "Dealing with Bullying".

La depresión y la ansiedad

Incluso si tu hijo no muestra signos de depresión o ansiedad, esto no quiere decir que no está deprimido. Los adolescentes que son acosados ​​tienden a reprimir sus emociones, volverse introvertidos y separarse de sus vidas tanto como sea posible. Sé consciente de los signos de esto y habla con tu hijo si notas que empieza a callarse, retirarse, parecer hosco y perder interés en actividades que antes disfrutaba. El U.S. Department of Health and Human Services no vincula suicidio o pensamientos suicidas exclusivamente al bullying, sino que la agencia gubernamental señala que la depresión y otros síntomas de bullying pueden ser parte de un cuadro más grande.

Agresión

Muchachos adolescentes que han sido víctimas de bullying a una edad más joven podrían empezar a resolver los problemas de una manera agresiva, dice Tanya Beran, Ph.D, en un artículo para Education.com. Estos chicos adolescentes a veces sienten como si se merecieran ese trato de los bullies y como tal se vuelven intratables en sus interacciones del día a día. "El acoso combinado con mensajes sobre el rechazo de las amistades puede ser devastador para el sentido de entusiasmo por la escuela y el aprendizaje, la autoestima y la esperanza para el futuro", dice Beran. En pocas palabras, empiezan a no gustarse a sí mismos mucho y pueden culparse por el bullying, haciendo que arremetan contra otros que saben que están de su lado porque saben que su sistema de apoyo siempre estará ahí para ellos, y toman ventaja de ese lugar de confort para descargar su ira.

Más galerías de fotos



Escrito por darlena cunha | Traducido por natalia pérez