Efectos sobre el bebé cuando la madre fuma

La nicotina es un carcinógeno conocido vinculado con una variedad de problemas de salud, aunque a pesar de esto las personas, incluyendo las mujeres embarazadas, continúan fumando. La nicotina es altamente adictiva y muchas mujeres no están dispuestas o son incapaces de dejar su dependencia durante el embarazo. Fumar mientras se está embarazada puede tener efectos sobre el bebé directamente, teniendo efectos negativos sobre el crecimiento y desarrollo fetal, e indirectamente, provocando problemas en la placenta y parto prematuro.

Bajo peso del recién nacido

Uno de los efectos colaterales mejor documentados del tabaquismo en el embarazo es el bajo peso de los recién nacidos con madres que fumaron durante el embarazo. En promedio, los bebés nacidos de madres fumadoras pesaron 200 g o poco menos de media libra, menos que los bebés de aquellas no fumadoras, de acuerdo a Krisa Van Meu, M.D. profesora asistente en la Stanford University. Entre más cigarrillos consumieron, más bajó el peso al nacer, y el tamaño también se vio afectado.

Efectos en la placenta

Fumar afecta la placenta, la cual envía nutrientes al bebé de muchas maneras. La incidencia de desprendimiento prematuro de la placenta y placenta previa se incrementa en las fumadoras. El desprendimiento prematuro de la placenta es la separación prematura de la placenta de la pared uterina; la placenta previa es una placenta que se implanta más abajo en la pared uterina de lo normal de forma que está cubriendo parcial o completamente el cérvix. Ambas condiciones pueden provocar serios sangrados, frecuentemente dando como resultado un parto prematuro y amenaza a las vidas de la madre y el bebé. La disminución en el flujo sanguíneo hacia la placenta se cree provoca anormalidades en la misma.

Pérdida del embarazo

Las tasas de abortos y muertes fetales se incrementan en las fumadoras. Las fumadoras tienen un 36% más de presentar muerte fetal entre las 20 semanas de embarazo y el primer mes de vida en comparación con quienes no fuman. Los abortos también son más comunes en las primeras fases del embarazo en las fumadoras. La disminución en el flujo sanguíneo hacia la placenta debido a la construcción de los vasos sanguíneos también se cree que es causa de una mayor pérdida del embarazo en las fumadoras; los altos niveles de monóxido de carbono en la sangre, que reducen la disponibilidad de oxígeno, se consideran también un factor contribuyente, explica la Cornell University. Los embarazos ectópicos, en donde el embrión se implanta en la trompa de falopio en lugar del útero, es de 2 a 4 veces más común en las fumadoras, de acuerdo con el NYU Student Health Center.

Consecuencias a largo plazo

Existen muchas consecuencias potenciales a largo plazo para los bebés nacidos de madres fumadoras, aunque una vez que el niño nace es difícil saber qué complicaciones son provocadas por el tabaquismo durante el embarazo o la exposición al humo de segunda mano. Un incremento en los efectos cognitivos y de comportamiento, junto con el 50% de incremento en el retraso mental sin causa conocida, fueron notados por el Dr. Van Meurs. Los cánceres en la infancia también son más comunes en los bebés nacidos de madres que fumaron durante el embarazo. El síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS, por sus siglas en inglés), el asma y otras enfermedades respiratorias crónicas son más comunes en bebés cuyas madres fumaron durante el embarazo. Esta actividad es el principal factor de riesgo para el SIDS, afirma la University of Michigan.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por laura de alba