Los efectos de la avena sobre la gota

La avena no causa la gota, pero si has sido diagnosticado con la enfermedad, tu médico puede sugerirte que limites tu ingesta de la misma. Esto se debe a que contiene purinas que contribuyen a la forma de artritis conocida como la gota. Los alimentos como el hígado, los riñones, las carnes de caza, las anchoas y salsa de carne contienen altos niveles de purinas. La avena contiene una cantidad moderada, así que si tienes gota, es posible que debas consumirla con moderación.

Niveles de purinas

La gota se produce cuando los altos niveles de ácido úrico provocan la formación de cristales alrededor de una articulación, de acuerdo con Mayo Clinic. El ácido úrico se forma cuando el cuerpo descompone las purinas, que se encuentran naturalmente en el cuerpo y en algunos alimentos. La avena, el germen de trigo, salvado de trigo, espárragos, coliflor, champiñones, espinaca, carne de res, cordero, cerdo, guisantes secos, las habas y las lentejas tienen niveles moderados de purinas.

Dolor

La gota es una forma de artritis difícil y repentina. De acuerdo con Mayo Clinic, los síntomas aparecen casi siempre sin ningún tipo de advertencia y, a menudo comienzan en la noche. Se caracteriza por el dolor articular intenso que a menudo afecta a las grandes articulaciones del dedo gordo del pie, pero también puede aparecer en los pies, piernas, manos y muñecas. El dolor generalmente atraviesa su peor momento durante las primeras 12 a 24 horas después de su inicio. Una vez que cesa, puede haber algo de molestia durante un período de unos pocos días o semanas y después los ataques pueden ser peores. Las articulaciones afectadas también pueden estar sensibles, hinchadas y rojas.

Cambio en el estilo de vida

Si estás incluyendo demasiadas purinas en tu dieta, ya sea de la avena o de otros alimentos, es posible que debas hacer algunos cambios en tu estilo de vida. Un médico te puede aconsejar que pruebes una dieta que limite tu ingesta de alimentos ricos en proteínas que tienden a tener niveles concentrados de purinas. Mayo Clinic señala que es posible que también debas beber mucha agua, limitar o evitar el alcohol, y mantener un peso saludable. Los medicamentos que bloquean la acumulación de ácido úrico en el cuerpo pueden ser prescritos para ayudar a prevenir futuros ataques. Analgésicos con o sin receta también podrían ser recomendados para ayudarte a lidiar con el dolor de las crisis.

Más galerías de fotos



Escrito por carol ochs | Traducido por barbara obregon