¿Qué efectos tiene el alcohol en el cuerpo y cerebro?

Cuando bebes alcohol, se absorbe rápidamente en la sangre y luego es llevado por todo el cuerpo. En pocos minutos, puedes sentir los efectos del alcohol en el cerebro. Si bien puedes disfrutar del consumo de alcohol en el momento, el consumo excesivo de alcohol a largo plazo puede tener efectos negativos en el hígado, corazón y páncreas.

Tu cerebro

El alcohol afecta la parte del cerebro que controla el habla, el movimiento y la memoria. También afecta a tu juicio, lo que puede dar lugar a algunas malas decisiones cuando se está bajo la influencia. Los signos de embriaguez incluyen dificultad para hablar, mal comportamiento, problemas para caminar y dificultad para realizar tareas manuales. El uso intensivo a largo plazo de alcohol puede reducir el tamaño de los lóbulos frontales del cerebro, que es la parte de tu cerebro que necesitas para pensar, según los National Institutes of Health.

Daño hepático


El alcohol es especialmente exigente en el hígado debido a que el órgano debe descomponer sustancias nocivas, incluyendo el alcohol.

El alcohol es especialmente exigente en el hígado debido a que el órgano debe descomponer sustancias nocivas, incluyendo el alcohol. Las personas que beben en exceso durante largos períodos de tiempo pueden desarrollar esteatosis, una condición en la cual la grasa se acumula en el hígado y causa fatiga y dolor abdominal. Esto puede conducir a un daño hepático más grave. También pueden desarrollarse otras enfermedades de hígado, incluyendo la hepatitis, que es una condición inflamatoria del hígado, o la cirrosis, que implica daños en el hígado y daños a los tejidos. Las enfermedades del hígado pueden llevar a una muerte temprana.

Ayudar o perjudicar a tu corazón

El alcohol puede ser bueno o malo para el corazón, dependiendo de la cantidad que bebas. Mediante el consumo moderado de alcohol, que es una o dos bebidas por día para los hombres y una bebida para la mujer, se podrían reducir las probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón. Sin embargo, el consumo excesivo de alcohol puede dañar el corazón, causando cardiomiopatía, una enfermedad en la que el músculo cardíaco se hace más grande, pero no es eficaz. Beber en exceso también puede causar problemas potenciales con el ritmo de los latidos de tu corazón. El uso prolongado de alcohol también puede conducir a la hipertensión arterial, lo que aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, dice NIH.

Páncreas doloroso


Como parte de tus funciones corporales normales, el páncreas produce insulina, bicarbonato y enzimas digestivas.

Como parte de tus funciones corporales normales, el páncreas produce insulina, bicarbonato y enzimas digestivas. El alcohol provoca que el páncreas produzca sustancias tóxicas que eventualmente pueden conducir a pancreatitis, inflamación y la hinchazón de los vasos sanguíneos en el páncreas. Las enzimas digestivas, que son normalmente inactivas hasta que llegan al intestino delgado, comienzan a trabajar en los tejidos del páncreas, causando daños que pueden conducir a infección, sangrado y daño permanente.

Sistema inmunológico y el cáncer

Beber demasiado alcohol puede debilitar tu sistema inmunológico y aumentar el riesgo de contraer infecciones como la neumonía y la tuberculosis. El consumo excesivo de alcohol también aumenta el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer de la boca, el esófago, la garganta, el hígado y las mamas.

Más galerías de fotos



Escrito por sheri kay | Traducido por luciano ariel castro