Efectos adversos de que los niños se duerman con música

Puede parecer inofensivo dejar a tu hijo viajar a la tierra de los sueños en las alas de la música, pero recurrir siempre a ciertos sonidos para incitar a la somnolencia podría tener algunos inconvenientes. Mientras que debes elegir la rutina que funcione mejor para tu familia, asegúrate de entender los posibles efectos adversos que pudieran derivarse de permitir que tu hijo se duerma con música cada noche.

Hábitos de sueño difíciles de cambiar

La música se utiliza a menudo como una manera de calmar a los niños antes de dormir, y si funciona para el tuyo, es probable que uses la ayuda de las canciones cada noche. Pero hacerlo podría crear la necesidad de escuchar música para llegar a dormir, advierte Australian Raising Children Network. Puede no parecer una gran cosa cuando estás en casa y tienes acceso a dispositivos y canciones, pero si su hijo está fuera de casa, por ejemplo, un viaje a la casa de la abuela, puede no ser capaz de dormir sin su habitual rutina de escuchar música antes.

Sacudir la cabeza con la música

Si escuchas "sacudir la cabeza" y "música" en la misma frase, podrías recordar aquel concierto de metal al que fuiste en la universidad. Pero cuando se trata de bebés y niños, sacudir la cabeza es el hábito que algunos tienen de golpearse la cabeza contra objetos sólidos. Si tienes un niño que hace esto, puedes notar que es más frecuente al quedarse dormido o al escuchar música, dice el Sistema de Salud de la Universidad de Michigan. Eso significa que el movimiento de la cabeza podría exacerbarse cuando tu pequeño escuche música para conciliar el sueño.

Retraso del sueño

Claro, esa canción clásica suena relajante ahora, pero no toda la música es lo suficientemente calmante para ayudar a tu hijo a dormirse y permanecer dormido. Los problemas con los dispositivos y los controles de volumen realmente podrían causar una reacción adversa, como el sueño interrumpido. La extensión de la Universidad de Missouri advierte que la luz y los sonidos de los dispositivos musicales, como iPods y equipos de sonido, en realidad podrían mantenerlo despierto, mientras que las fluctuaciones en el volumen también puede causar un problema. Si tu niño comparte una habitación, también puede encontrar que un niño es susceptible a la música antes de dormir, mientras que interrumpe o retrasa el sueño de otro niño.

Música alternativa

Si has decidido que la música no es lo adecuado para la rutina de sueño de tu hijo, considera el uso de una máquina de ruido blanco en su lugar. En esencia, ahoga los sonidos del hogar y ofrece un ambiente tranquilo para que tu hijo duerma sin ninguna trampa. Una máquina de ruido blanco puede ser cualquier dispositivo que haga un sonido tranquilo constante, como un ventilador, un equipo de sonido de estática o incluso una aplicación en tu celular.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por natalia pérez