Efecto directo de fumar sobre el aumento muscular

Lo más probable es que tu decisión de comenzar a ganar músculo se deba a tu deseo de ser más saludable. Si eres fumador, encontrarás que dejar este hábito tendrá muchos efectos positivos en tu salud. El tabaquismo no sólo compromete la salud de tu corazón y pulmones, sino que también disminuye la ganancia muscular del ejercicio al actuar sobre el cuerpo de maneras distintas. Si bien como fumador todavía aumentarías tus músculos a través del ejercicio, tus resultados como no fumador mejorarán considerablemente.

Fumar hace que tu corazón lata más rápido

El corazón de un fumador late un promedio de 30% más rápido que el de un no fumador, lo cual afecta los resultados de tu ejercicio de manera significativa. Debido a que tu corazón está trabajando más para lograr una circulación adecuada, utilizas más energía durante tus entrenamientos. Este aumento de la frecuencia cardíaca, y el consiguiente aumento de la presión arterial, disminuye el flujo sanguíneo y reduce el rendimiento general comparado a cuando realizas la misma rutina de ejercicio como no fumador. Cuando tu rutina de ejercicios está diseñada para fomentar el aumento de músculo, tu menor rendimiento producirá menos músculo que el de un no fumador sano.

Los niveles menores de oxígeno obstaculizan el crecimiento muscular

Tu crecimiento muscular disminuye directamente cuando tus músculos son privados de oxígeno. Fumar reduce la cantidad de oxígeno disponible para los músculos de dos maneras distintas. En primer lugar, al reducir la velocidad del flujo sanguíneo a los músculos, limitas su exposición al oxígeno en la sangre. En segundo lugar, ya que los fumadores producen más flema que los no fumadores, la respiración se dificulta. Esta reducción de la actividad respiratoria limita la cantidad de oxígeno que entra en el torrente sanguíneo, por lo que, cuando tu ya reducido flujo sanguíneo llega a los músculos, está portando menos oxígeno para ellos.

Cómo tu respiración afecta tu ganancia muscular

El monóxido de carbono del humo del cigarrillo también se engancha a las moléculas de hemoglobina en la sangre, dejando fuera al oxígeno. El alquitrán de los cigarrillos también se acumula en tus vías respiratorias y limita la cantidad de aire que inhalas. La presencia del alquitrán también obstaculiza el mecanismo natural de limpieza de tus pulmones, permitiendo que otros contaminantes se acumulen y disminuyan el flujo de aire. A medida que tu capacidad pulmonar y suministro de oxígeno disminuyen, los músculos son privados del oxígeno que necesitan para crecer y desarrollarse.

Cómo fumar afecta tus niveles de testosterona

Tener niveles normales o altos de testosterona también es benéfico para cuando tratas de aumentar tu masa muscular. Fumar puede dañar las células productoras de testosterona en tu cuerpo. Esto interfiere con la producción de testosterona y te deja con niveles menores a la media de esta hormona. Ya que la testosterona regula el crecimiento muscular del ejercicio y el entrenamiento muscular dirigido, la falta de la misma en tu cuerpo obstaculizará de manera significativa los resultados.

Efectos de fumar en tu rendimiento

Varias propiedades del humo del cigarrillo pueden disminuir tus niveles de energía en general. El esfuerzo ejercido en tu corazón y pulmones, así como el pico de energía que experimentas al fumar, te deja generalmente con menos energía que un no fumador. Tu capacidad para soportar entrenamientos más largos, o para aumentar la intensidad de tu rutina de ejercicio actual, se ve afectada por tu consumo de cigarrillos. Esta pérdida de resistencia puede obligarte a reducir la duración de tu ejercicio, lo que limita el número de repeticiones que puedes realizar y acortar el tiempo que pasas desarrollando músculo.

Más galerías de fotos



Escrito por rob callahan | Traducido por gerardo núñez noriega