El efecto del ejercicio sobre el sistema cardiorrespiratorio

El sistema cardiorrespiratorio o sistema respiratorio está formado por el corazón, vasos sanguíneos y pulmones. Su trabajo consiste en hacer circular la sangre por todo el cuerpo y cuando no funciona correctamente, la salud se pone en riesgo, de acuerdo con el American College of Sports Medicine. Los efectos a largo plazo del ejercicio en este sistema son positivos, y pueden reducir el riesgo de enfermarse y mejorar tu calidad de vida.

Durante el ejercicio

Al realizar ejercicio cardiovascular, e incluso entrenamiento con pesas, el sistema cardiorrespiratorio se ve afectado. Cualquier cambio en la intensidad de la actividad, como levantarse de una silla, cambia las necesidades del cuerpo. El ritmo cardíaco y la respiración aumentan. Esto es debido a la necesidad de oxígeno en los músculos que utilizas. Cuanto más te ejercites, más alta será tu respiración y ritmo cardíaco. Después del ejercicio estos niveles vuelven a su normalidad.

Rendimiento cardiaco máximo

Uno de los cambios más significativos en el sistema cardiorrespiratorio es el aumento del rendimiento cardíaco máximo. Esto es un cambio a largo plazo. El rendimiento cardíaco es la cantidad de sangre bombeada por el corazón en litros por minuto, de acuerdo con la National Strength and Conditioning Association. Es el resultado del volumen sistólico y la frecuencia cardíaca. Este cambio a largo plazo es el resultado principal de la mejora del volumen sistólico, o de la cantidad de sangre bombeada con cada latido del corazón. Básicamente, el corazón es más fuerte y puede bombear más sangre con menos latidos.

Consumo mejorado de oxígeno

La sangre rica en oxígeno se bombea por todo el cuerpo constantemente, y esto aumenta durante la práctica de ejercicio. El consumo de oxígeno se refiere a la cantidad de oxígeno que se toma de la sangre y que usan los músculos durante el ejercicio. Una adaptación crónica es una mejora del sistema. Con el tiempo el sistema cardiorrespiratorio se vuelve más eficiente en conseguir sangre oxigenada por todo el cuerpo y los músculos mejoran en cuanto a retirarlo y reemplazarlo con dióxido de carbono. Esto es una mejora de la condición física general y disminuye el riesgo de enfermedades.

Adaptaciones respiratorias

Las adaptaciones respiratorias no son tan importantes como las adaptaciones cardiovasculares. El número de respiraciones en reposo o durante la práctica de ejercicio intenso no cambian mucho. Cualquier cambio que notes es específico para cada actividad. Por ejemplo, cuando inicias un programa de jogging notarás que respiras con dificultad y podrás correr durante 10 minutos. Con el tiempo se volverá más fácil y podrás correr más tiempo sin respirar con tanta dificultad. Esta es una mejora específica de esta actividad lo que denota un mejor estado físico, pero no afecta a otras actividades.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany kochan | Traducido por daniela fedorov