Efecto del cortisol sobre el metabolismo

Los glucocorticoides son un tipo de hormona esteroidea que es creada y liberada de un área dentro de la glándula adrenal. El cortisol es el glucocorticoide principal y afecta muchas áreas dentro del cuerpo humano y tiene muchos efectos sobre el metabolismo también. Además, el cortisol estimula otras hormonas que, a cambio, tienen un papel en el metabolismo.

La glándula adrenal y el cortisol

Existe una glándula adrenal en la parte superior de cada riñón, como explica “Pathophysiology of Disease” de Tobias Else, M.D. del Department of Internal Medicine en la University of Michigan. La posición más externa de la glándula, llamada corteza adrenal, tiene tres capas, o zonas. La zona media es llamada zona fascicular, y las células en esta zona hacen y secretan las hormonas glucocorticoides, incluyendo el cortisol. La hormona cortisol afecta el sistema nervioso, los vasos sanguíneos, la presión arterial, el sistema inmunológico y el metabolismo.

Cortisol, glucosa y proteína

Elizabeth Corwin, Ph.D., Describe en el “Handbook of Pathophysiology” cómo es que el cortisol afecta el metabolismo al incrementar el nivel de glucosa en el torrente sanguíneo. Lo hace estimulando al hígado para formar glucosa de las proteínas y las grasas, un proceso llamado gluconeogénesis. También disminuye el uso de glucosa al estimular el tejido linfático, el tejido graso y el músculo para utilizar ácidos grasos libres en lugar de glucosa para la energía. El cortisol disminuye el uso de los aminoácidos, que son utilizados para hacer proteínas y de esta forma interfiere con la producción de las mismas. Estimula la separación de las proteínas también.

El cortisol y las hormonas

El cortisol incrementa los efectos de la hormona tiroidea, una hormona que afecta el peso, la presión sanguínea, la temperatura del cuerpo y la frecuencia cardíaca, de acuerdo con el University of Maryland Medical Center. Incrementa los efectos de la norepinefrina y epinefrina, sustancias que incrementan la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca, lo que es especialmente necesario durante momentos de estrés o traumas. Redistribuye la grasa incrementando el efecto de la hormona de crecimiento sobre la grasa y lo hace incrementando la cantidad de grasa en la cara, pecho y abdomen.

El cortisol y el síndrome de Cushing

El síndrome de Cushing demuestra los efectos de tener una cantidad alta de cortisol en el torrente sanguíneo. Puede ser el resultado de muchos trastornos, pero regularmente se debe a tomar un glucocorticoide sintético como parte del tratamiento médico, de acuerdo con Ashley Grossman, M.D., profesor de neuroendocrinología en la London School of Medicine, en el “The Merck Manual for Healthcare Professionals". Las personas con síndrome de Cushing pueden tener una cara redonda, un abdomen obeso, osteoporosis, irregularidad menstrual en las mujeres, calvicie en hombres y mujeres y presión arterial alta.

Más galerías de fotos



Escrito por ruth coleman | Traducido por laura de alba