Efecto de los alimentos azucarados sobre los síntomas de artritis

El azúcar puede afectar algo más que tu cintura; puede tener un impacto sobre la artritis.

La hiperglucemia, incluso si sólo dura un período de tiempo corto, puede desencadenar la liberación de sustancias químicas llamadas citoquinas de la inflamación.

— Un estudio de la American Heart Association

Se sabe que los alimentos procesados y azucarados pueden hacer estragos en todo, desde tus dientes hasta tu cintura, pero las investigaciones muestran que los alimentos ricos en carbohidratos y azúcares refinados podrían contribuir también con el dolor, la inflamación y la rigidez articular de la artritis. Nota del editor: este artículo fue revisado médicamente por el Dr. George Kruick.

Azúcar y artritis reumatoidea

Los casos estudiados sugieren que los hábitos alimenticios, particularmente la inclusión de ciertos alimentos en la dieta, pueden impactar significativamente en el cuerpo, especialmente en quienes sufren de artritis. Una encuesta de 1989 realizada a pacientes con artritis halló que muchos experimentaron un aumento de los síntomas cuando consumían una dieta rica en carnes, sal, cafeína, grasas e incluso ciertos vegetales de la familia de la belladona, como las papas, los tomates y las berenjenas.

El azúcar es un responsable conocido y un estudio del año 2006 publicado en el Journal of the American College of Cardiology investigó la relación entre la hiperglucemia transitoria (a corto plazo), a menudo como resultado de consumir alimentos ricos en azúcar y carbohidratos, y la inflamación, específicamente en personas con artritis reumatoidea (AR). La AR es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico ataca por error y destruye los tejidos sanos. En el caso de la AR, la delgada membrana sinovial que cubre las articulaciones se destruye y produce inflamación y dolor generalizado.

Las personas que sufren este tipo de artritis también podrían tener dificultades para manejar sus niveles de glucemia. Esto puede deberse al hecho de que las inyecciones de corticoides, un tratamiento común para la AR, pueden aumentar los niveles de glucosa en sangre o porque ciertas enfermedades inflamatorias (incluida la AR) pueden aumentar la resistencia a la insulina.

La insulina es una hormona producida en el páncreas que ayuda a que el azúcar derivado de los alimentos lleguen a otras células, donde se convierte en energía. Cuando las células se vuelven resistentes a la insulina, la glucosa permanece en la sangre.

Según un estudio similar publicado por la American Heart Association, la hiperglucemia, incluso si sólo dura un período de tiempo corto, puede desencadenar la liberación de sustancias químicas llamadas citoquinas de la inflamación. Estas citoquinas pueden aumentar la respuesta inflamatoria y causar daños en todo el cuerpo.

Otro estudio de investigación sobre los efectos de la dieta en los pacientes con AR publicado en la revista Rheumatology le pedía a los pacientes que eliminaran ciertos alimentos de sus dietas, incluyendo el azúcar. Los participantes siguieron la dieta de eliminación durante un año y luego reintrodujeron gradualmente los alimentos en su dieta. Los resultados mostraron que el 45% de los pacientes con AR que participaron del estudio sintieron un aumento de los síntomas de artritis al reintroducir alimentos como: carne, azúcar y café.

Cambios en la dieta para reducir la inflamación

Si bien las investigaciones sobre el tema son prometedoras, lo cierto es son necesarios más estudios de los efectos de una dieta baja en azúcares sobre el dolor de la artritis. Aunque algunos pacientes experimentan una disminución de los síntomas luego de eliminar los azúcares de la dieta, se necesitan más investigaciones con el fin de confirmar la relación entre el consumo de azúcar y la inflamación.

Los medicamentos pueden tratar la inflamación y la hiperglucemia, pero una buena nutrición podría brindar alivio suplementario para los síntomas de artritis. En los pacientes con AR, mantener controlada la glucemia mediante una dieta baja en carbohidratos puede ayudar a prevenir los picos de hiperglucemia y la liberación de citoquinas inflamatorias.

Consumir una dieta equilibrada y hacer ejercicio regularmente también ayuda a mantener un peso saludable, que a su vez, puede reducir significativamente la presión sobre las articulaciones. El sobrepeso suma un estrés considerable sobre las articulaciones. La Arthritis Foundation lo expresa de esta manera: por cada libra que aumentas, sumas cuatro libras de presión sobre tus rodillas. Un tema de reflexión para quienes sufren de artritis.

Acerca del autor

Con una Maestría en ciencias, Christine Case-Lo es escritora independiente y defensora de las necesidades especiales. Obtuvo su Maestría en química farmacológica en la University of California, San Francisco y su título en Bioingeniería en la University of California, Berkeley.

Case-Lo es miembro de la American Health Information Management Association.

Foto: Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por christine case-lo, ph. d.
Traducido por paula santa cruz