Edulcorantes y el desarrollo de los niños pequeños

No quieres sobrecargar a tu niño de azúcar, pero podrías preguntarte si los edulcorantes artificiales son una alternativa segura. Las recomendaciones en cuanto a su uso en niños es mixto, algunos pediatras dicen que está bien, mientras que otros sugieren no dejar que los más pequeños los consuman en absoluto. Las pequeñas cantidades de azúcar regular o edulcorantes artificiales probablemente no van a interferir con el desarrollo de tu niño, pero demasiado podría indirectamente causar problemas con el crecimiento de tu hijo.

Lo que les espera

Muchos padres creen erróneamente que si compran un producto que dice no tener azúcar añadido será una opción saludable. Si bien esto puede ser cierto en algunos artículos, para otros, simplemente significa que se cargan con edulcorantes artificiales para sustituir el azúcar. Lee cuidadosamente las etiquetas para asegurarte de que los alimentos con los que alimentas a tu hijo no están colmados con ingredientes que pueden no ser buenos para él. Ten cuidado con el aspartame, Splenda, sacarina, sucralosa y Stevia. Es probable que los encuentres en los refrescos de dieta, pero también se presentan en algunos tipos de dulces, helados, jugos, yogurt, fruta en conserva y horneados. Los edulcorantes tradicionales, tales como el agave o azúcar de mesa, todavía pueden ser perjudiciales para el desarrollo de tu hijo si se ingieren en grandes cantidades. Se presentan en los dulces, refrescos, galletas, pasteles, rosquillas, helados y hasta condimentos como la salsa de tomate y salsa de barbacoa.

Punto de vista experto

Los profesionales de salud tienen diferentes puntos de vista sobre los peligros de los edulcorantes para los niños. Sarah Krieger, MPH, RD, portavoz de la Academy of Nutrition and Dietetics (Academia de Nutrición y Dietética), dice que las pequeñas cantidades de edulcorantes artificiales son seguras para los niños, pero el pediatra Dr. William Sears recomienda que no se usen, ya que pueden causar reacciones y sólo se les da una calificación de "generalmente considerados como seguros" por la Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Drogas). El azúcar tradicional, en forma de sacarosa, lactosa o glucosa, también puede causar problemas en el crecimiento de un niño si se ingieren en grandes cantidades.

Problemas con el desarrollo

A pesar de las creencias de muchas personas, no hay pruebas de que los edulcorantes artificiales causen cáncer u otros temibles problemas de salud, de acuerdo con MayoClinic.com. Cuando se trata de cualquier edulcorante, la moderación es la clave. El exceso de azúcar regular puede sobrecargar a tu niño en calorías, lo que puede causar aumento de peso poco saludable. El exceso de peso juega un papel en otras condiciones de salud, como la diabetes. Los edulcorantes artificiales se encuentran a menudo en alimentos que contienen poco o nada de nutrición. Los niños necesitan vitaminas y minerales suficientes para crecer y desarrollarse, y llenarlos de bebidas azucaradas y meriendas deja poco espacio para las frutas, verduras y granos enteros.

Recomendaciones

El Dr. William Sears recomienda endulzar la comida de tu niño con canela o fruta fresca. Por ejemplo, espolvorea canela sobre una tostada o mezcla las fresas en dados en yogur natural. Al mismo tiempo, la bebida ocasional de un refresco de dieta no es probable que cause problemas de salud a largo plazo. Sin embargo, la mejor manera de asegurarte de que tu hijo está recibiendo los nutrientes que necesita para un desarrollo adecuado es servirle una variedad de alimentos de cada grupo de alimentos y limitar las cosas dulces como un pequeño bocadillo de vez en cuando.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por verónica sánchez fang