Educar a una adolescente testaruda

Ser testaruda significa ser irrazonable, inflexible o difícil de manejar. El psicólogo Carl Pickhardt señala en un artículo en PsychologyToday.com que todos los adolescentes expresan terquedad a veces, en mayor o menor grado. La comunicación abierta da a los padres y a los adolescentes potencialmente rebeldes un foro para discutir temas que están creando tensión. Las hijas adolescentes persistentes deben abrir canales de comunicación con los padres y otros adultos, de acuerdo con la Palo Alto Medical Foundation.

Estándares familiares

Tener normas claras para tu hija adolescente y aplicar con firmeza estas normas reducen los incidentes enfrentando los deseos de tu hija adolescente con las reglas de la casa. The Raising Children Network recomienda la participación de tu hija adolescente en el establecimiento de reglas razonables para el comportamiento y el establecimiento de recompensas por su buen comportamiento, y los castigos por no cumplir con las normas de la familia. Las reglas deben cubrir la seguridad, los modales, la cortesía, rutinas diarias y las expectativas de cómo tratar a los demás. La red también recomienda el establecimiento de reglas de "qué hacer", así como reglas de "qué no hacer". Las regulaciones deben adaptarse a medida que tu adolescente se reconoce como un adolescente maduro de acuerdo con KidsHealth.

Canales abiertos de comunicación

Los canales de comunicación abiertos utilizan las discusiones respetuosas, sin gritos ni ataques personales por cada lado. Ohio State University Extension señala que la comunicación con los adolescentes requiere adaptar el tipo de comunicación desde la infancia en un acuerdo cooperativo y abierto al intercambio. Las hijas pueden utilizar este foro abierto para discutir las razones que las llevan a reaccionar de una manera obstinada. Esto ayuda a reducir el mal comportamiento cuando tu hija entienda las razones de tus decisiones. KidsHealth recomienda la programación de tiempo todos los días para discutir temas importantes con ella y escuchar activamente lo que tiene que decir. Estas discusiones crean un terreno común para evitar incidentes de terquedad.

Evitar enfrentamientos de poder

Pickhardt recomienda evitar las luchas de poder con tu hija adolescente. Discutir endurece las opciones a los ojos de un adolescente testarudo y crea más tensión cuando el adolescente se siente atrapado por tu posición. Discute las reglas al establecer las normas y niégate a debatir sobre la imparcialidad de la regla cuando castigues a tu hija por no obedecerlas.

Canal de motivación

Las adolescentes obstinadas necesitan canalizar la energía utilizada para discutir y pelear en otras actividades, de acuerdo con Parent Assistance Line at the University of Alabama. La canalización centra a tu hija en otras actividades cuando las tensiones aumentan y parece dispuesta a discutir. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry sugiere que los padres de los adolescentes que tienen un historial de incapacidad de canalizar las frustraciones, la ira y la hostilidad busquen la ayuda de un asesor capacitado para desviar esos sentimientos y aprenden maneras de sobrellevarlo.

Más galerías de fotos



Escrito por lee grayson | Traducido por susana lópez millot