Cómo la educación afecta el desarrollo cerebral de un adolescente

El proceso de aprendizaje moldea el desarrollo del cerebro de un adolescente. Su cerebro está listo para el modelado, porque tiene más materia gris, cuerpos de células nerviosas y conexiones, que en cualquier otro período de su vida. La corteza prefrontal del cerebro, conocida como el CEO, es como un centro de mando. Esta corteza prefrontal es donde el cerebro controla la planificación, los impulsos, el juicio y la resolución de problemas. Los adolescentes no tienen un centro de mando completamente desarrollado y no lo tendrán hasta algún momento a finales de sus 20. La amígdala es la parte reactiva del cerebro que regula las emociones y las respuestas intestinales, y es está más activa durante la adolescencia. El cerebelo, cerca de la parte posterior de la cabeza es responsable del control de los músculos y del movimiento físico.

Memoria

El aprendizaje organiza y moldea el cerebro del adolescente, haciendo nuevas conexiones entre los grupos de neuronas localizadas en diversas partes del cerebro. Del mismo modo que el ejercicio físico se acumula en los músculos del cuerpo, la construcción de estas relaciones hace que el cerebro esté en mejor forma. El cerebro adolescente aprende mejor las cosas nuevas cuando puede relacionar el nuevo material con algo que el cerebro ha almacenado en la memoria. Cuantas más conexiones se construyan, a mayor información tendrán acceso los adolescentes, y más tiempo tardarán en olvidarla. Es por ello que es importante practicar una habilidad repetidamente. Las conexiones son más fáciles de hacer y de la recuperación de la memoria es más rápida y más fiable.

Úsalo o piérdelo

Según Jay Giedd, neurocientífico del National Institutes of Health, el cerebro de un adolescente produce muchas más neuronas y conexiones de las que posiblemente pueda utilizar. Esta sobreabundancia de células cerebrales y de conexiones, llamadas sinapsis, coloca una carga sobre los nutrientes que van al cerebro, en el espacio disponible en el interior del cráneo y en el desarrollo. Para contrarrestar esta carga, el cerebro del adolescente poda las conexiones no utilizadas, al igual que si desearas podar las ramas de un árbol. Todo lo que en un adolescente está involucrado activamente en esta fase del desarrollo es lo que el cerebro fortalece. Si un adolescente se centra en los deportes, la música y la educación, las conexiones van a sobrevivir hasta la edad adulta. Si un adolescente ve películas y juega juegos de video, esas conexiones sobrevivirán.

Alfabetismo

Las áreas de los cerebros de los adolescentes que traducen los símbolos en sonidos aún están en desarrollo, y se siguen desarrollando sobre los fundamentos de lectura de escuela primaria. El impacto de la alfabetización sobre el cerebro adolescente es la capacidad de detectar los matices entre los sonidos finos hablados, según Rita Carter en "The Human Brain Book". Cuando los adolescentes escuchan un sonido hablado no lo reconocen automáticamente como una palabra, las áreas más grandes de su cerebro se activan para darles un mayor rango de posibles coincidencias de palabras. Cuanto más frecuentemente un adolescente utiliza las áreas de lectura y escritura del cerebro, más fácil es para él definir una palabra desconocida basada en prefijos y sufijos y raíces de las palabras que no reconoce.

Multilingüe

Los adolescentes que aprenden a hablar dos o más idiomas con fluidez han mejorado las habilidades de pensamiento que ofrecen alguna protección contra la aparición de la demencia u otro deterioro cognitivo relacionado con la edad, de acuerdo a “The Human Brain Book". Cuando los adolescentes hablan un segundo idioma, múltiples idiomas, sus cerebros construyen más conexiones entre las células nerviosas. El aprendizaje de múltiples idiomas no sólo refuerza las conexiones individuales entre las células nerviosas, sino que también permite al cerebro fortalecer las conexiones neuronales en un área más grande. A medida que más células del cerebro se conectan, la materia gris se vuelve más densa, especialmente en la corteza frontal inferior del hemisferio izquierdo del cerebro en donde se encuentran el centro de lenguaje y la comunicación

Más galerías de fotos



Escrito por sandy vigil | Traducido por maría florencia lavorato