Edema EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica es común en los países occidentales. Desde 2008, la EPOC ha sido la tercera causa de muerte en los Estados Unidos. Por lo tanto, la mayoría de las personas conocen a alguien que sufre de EPOC, y la mayoría sabe que es una enfermedad respiratoria grave. Sin embargo, muchas personas no saben que la EPOC es más que una enfermedad pulmonar. Sus efectos sobre otros órganos, como el corazón y los vasos sanguíneos, son profundos. El edema (exceso de líquido en los tejidos blandos) es una manifestación de los efectos sistémicos de la EPOC.

Insuficiencia cardíaca

Según un informe de 2012 en el "Journal of Thoracic Disease", 20 por ciento de las personas con EPOC también tiene insuficiencia cardíaca congestiva. La insuficiencia cardíaca y la EPOC suelen coexistir, ya que estas enfermedades comparten factores de riesgo comunes, como fumar. Sin embargo, la EPOC puede ocurrir en los no fumadores, y estas personas también pueden desarrollar insuficiencia cardíaca. Varios factores, como la disminución de los niveles de oxígeno en sangre, aumento de los niveles de dióxido de carbono y el aumento de la contrapresión de los vasos pulmonares dañados, contribuyen a la insuficiencia cardíaca en personas con EPOC. Independientemente de la causa subyacente, si falla el corazón, ya no es capaz de bombear de manera eficiente fluido a través de los vasos sanguíneos. Como resultado, el exceso de líquido se acumula en zonas donde normalmente no se encuentra, como los pies, las piernas y hasta los pulmones.

Retención de líquidos

Incluso en la ausencia de la insuficiencia cardíaca, las personas con EPOC pueden desarrollar edema en los pies, piernas, manos y cara, debido al exceso de retención de líquidos. Los mecanismos que contribuyen a la retención de líquidos relacionados con la EPOC son complejos. Los cambios en el oxígeno arterial y los niveles de dióxido de carbono del sistema constriñen las arterias que suministran sangre a los riñones. Cuando los riñones detectan una caída en el flujo sanguíneo, liberan hormonas que desencadenan una cascada de eventos, uno de los cuales es la reabsorción de sodio y agua de la orina. Este exceso de líquido con el tiempo aparece como edema en los tejidos blandos. El edema causa inflamación o hinchazón en las partes del cuerpo involucradas, más comúnmente los pies y las piernas. Cuando se presiona el dedo en los tejidos edematosos se puede sentir la superficie pastosa, y luego de retirar el dedo, la zona puede quedar con una hendidura. Tal edema es el tipo más frecuente en personas con EPOC.

Los nervios disfuncionales

En un artículo publicado en la edición de diciembre de 2010 de la "Journal of Thoracic Disease", los científicos describen una serie de problemas derivados de la "disfunción autonómica" en personas con EPOC. El sistema nervioso autónomo controla una serie de procesos importantes, como la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la "permeabilidad" de los vasos sanguíneos. Al alterar estas funciones, la EPOC puede causar acumulación de líquido en los tejidos blandos e interferir con su eliminación. Además, la EPOC provoca liberación de sustancias químicas inflamatorias de las células inmunes, que también pueden contribuir al edema.

Dificultad diagnóstica

La EPOC es una enfermedad sistémica que involucra a la mayoría, si no todos, los órganos. La determinación de la fuente de edema en los pacientes con EPOC puede ser difícil, ya que puede deberse a problemas con los sistemas cardiovascular, nervioso, inmunológico o excretor. Además de realizar un examen físico completo, el médico puede ordenar exámenes de función pulmonar, gasometría, un ecocardiograma y otras pruebas para desentrañar la causa del edema. Una vez que tu fuente o fuentes, son identificadas, tu doctor puede formular un plan de tratamiento para tratar el edema.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por vanina frickel