El edamame y el estrógeno

En los próximos 20 años, casi 40 millones de personas harán la transición a la menopausia, la etapa de la vida que se caracteriza por la disminución de las hormonas femeninas y el cese de la menstruación. Los síntomas de la menopausia que se desarrollan debido a la reducción en el estrógeno son atrofia vaginal, disminución de la densidad ósea, sudores nocturnos y sofocos. El edamame es soja verde que proporciona un tipo de compuesto vegetal que imita el estrógeno en el cuerpo humano. Las isoflavonas, como se les llama, mejoran el equilibrio del estrógeno en algunos casos de menopausia.

Edamame

El edamame es una soja joven que los productores cosechan cuando está verde, antes de que madure y se vuelva blanca. Los fabricantes la venden en los mercados en vaina o con cáscara, generalmente envasadas ​​previamente en el departamento de alimentos congelados. La preparación consiste en cocer las vainas o granos en una estufa o en el microondas y sazonarlos con sal o condimentos adicionales.

Las isoflavonas

Las isoflavonas de soja, los fitoquímicos similares al estrógeno en el edamame, son complejos porque en el cuerpo se unen a los estrógenos y lo aumentan o lo inhiben, de acuerdo con el University of Maryland Medical Center. La dicotomía pone a muchos investigadores a la expectativa con respecto a apoyar a las isoflavonas como un tratamiento para la menopausia. La North American Menopause Society recomienda que las mujeres consuman alimentos de soja, como el edamame, para reducir los síntomas de la menopausia.

Investigación

Los investigadores a menudo hacen mención a la baja cantidad de casos de cáncer relacionados con las hormonas en las mujeres asiáticas que consumen una cantidad abundante de alimentos de soja en comparación con las mujeres estadounidenses. Los factores que acompañan, como el bajo consumo de carne y un énfasis en los alimentos de origen vegetal impiden que los investigadores concluyan que los alimentos de soja sean responsables de la baja tasa de cáncer. En un estudio epidemiológico de 2008, investigadores de la University of Southern California hicieron hincapié en que la correlación entre las mujeres asiáticas que consumen 10 mg de alimentos de soja al día reducía en un 16 por ciento el riesgo de cáncer relacionado a las hormonas. Estudios similares en mujeres occidentales no están disponibles porque la mayoría ellas consumen menos de 1 mg de alimentos a base de soja cada día.

La dosificación y las recomendaciones para la preparación

Consumir 25 g al día de proteína a base de soja proporciona las isoflavonas necesarias para reducir el riesgo de que las mujeres desarrollen cáncer relacionado con las hormonas, de acuerdo con el University of Maryland Medical Center. Una taza y media de edamame preparados proporciona aproximadamente la cantidad recomendada. Las opciones para la preparación de edamame son procesarlo con aceite de oliva y ajo para untar como humus, combinarlo con algas, verduras y ensalada de verduras y comerlo solo como aperitivo.

Más galerías de fotos



Escrito por tara carson | Traducido por rafael ernesto díaz