¿Cuál es la edad promedio en que un niño debería comenzar a ayudar con las tareas del hogar?

Enseñarle a tus hijos a ayudar con las tareas de la casa no se trata únicamente de reducir la cantidad de trabajo del hogar que te toca hacer. De hecho, cuando a un niño pequeño se le encarga una tarea de limpieza, probablemente tendrás que seguirle de cerca para corregir su avance. Lo que tu niño realmente aprende de ayudar en las tareas del hogar es a ser responsable y un miembro considerado hacia su comunidad. Nunca es demasiado temprano para comenzar esa lección.

Cuándo comenzar

En el momento en que comienzas a enseñarle a tu hijo modales y hábitos saludables de alimentación a una edad temprana, también puedes comenzar a revisar algunas tareas antes de que todos sus dientes salgan. La página "HealthyChildren.org" recomienda que comiences a enseñarle tareas del hogar a tus hijos a la edad de 2 años, aunque incluso los niños más pequeños pueden ayudar con tareas sencillas como poner de vuelta los juguetes en su lugar. La enseñanza de tareas del hogar cuando tus hijos son aún infantes quiere decir que puedes asociar el orgullo con el buen trabajo desde una edad temprana, y estarán tan acostumbrado a hacer estas tareas que podrán hacerse cargo de casi cualquier tarea del hogar apropiada para ellos antes de llegar a los 12 años, según este mismo sitio web. Si tu hijo ha iniciado la primaria sin tareas diarias o semanales en el hogar, nunca es demasiado tarde para que las conozca.

Tareas para un niño pequeño

Quizá sea demasiado pequeño para atar los cordones de sus zapatos, pero un infante puede llevar a cabo varias tareas en el hogar. Cuando recién está aprendiendo a hacerlas, muchas de sus tareas tendrán que ver con sus pertenencias. De acuerdo a la Child Welfare Information Gateway (Portal informativo para el bienestar de los niños), un infante puede ayudar a guardar sus propios juguetes -si es que se encuentran guardados en un lugar a su alcance- y ayudar a poner la mesa con platos pequeños y no susceptibles a romperse. Quizá también pueda guardar su propia ropa doblada en los estantes más bajos, arreglar sus juguetes de peluche en su cama y llevar su ropa sucia a un cesto. Mientras se acerca la edad de ir al kinder, puede ayudar a servir comida y agua a las mascotas, y ayudarte con algunas tareas en el jardín, como juntar hojas o lavando el automóvil. Más adelante, podrá ayudar a limpiar la mesa, guardar los platos en los gabinetes más bajos, barrer, sacudir y llevar su propia ropa desde la cesta a la lavadora y viceversa.

Tareas para un preadolescente o un adolescente

Mientras la edad de un niño se acerca a los dos dígitos, puede hacerse cargo de mayores responsabilidades en cada. Además de las tareas en las que ha ayudado desde chico, un adolescente puede ayudar a preparar comidas sencillas, lavar los platos, aspirar, trapear, pasear al perro, sacar la basura, cambiar sus propias sábanas, así como lavar y doblar ropa -incluso limpiar los baños, aunque quizá no le anime mucho esa tarea. Intenta asignarle ciertas tareas que debe completar cada semana, o algunas tareas diarias que debe terminar antes de ir a dormir. Un área en la que puede haber roces es en la limpieza de su habitación. Si quieres que se mantenga limpio y quizá él quiere su propio desorden, lleguen a un punto medio dejando que el cuarto esté un poco regado -aunque no sucio- e insistiendo en que mantenga la puerta cerrada.

Motivando a los niños

Cuando un niño está aprendiendo por primera vez a hacer las tareas, quizá no requiera de mayor motivación que la del deseo de complacer y ser útil. Mantenle interesado en sus tareas cumpliéndolas a su lado y regalándoles comentarios como "Estás ayudando a mantener la casa limpia, ¡gracias! Qué buen trabajo estás haciendo". Al crecer, requerirá quizá un poco más de motivación, sobre todo cada vez que recibe tareas nuevas. Continua felicitandole sobre el trabajo bien hecho, pero quizá a un niño mayor también le gustaría una planilla de pegatinas u otro sistema de recompensas. Puedes también condicionar su mesada al término de sus tareas, según la recomendación del sitio KidsHealth, una vez que cumpla 10 años o más. Si no quiere hacer sus tareas, no tendrá derecho a su mesada.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn walsh | Traducido por rubén moreno