¿Cuál es la edad más difícil en un niño para soportar divorcio de sus padres?

Mientras que el divorcio puede tener efectos devastadores en el niño a cualquier edad, tal vez el momento más difícil en la vida de un niño para que él experimente tal separación es entre las edades de de dos a cuatro, cuando sus padres son el centro de su mundo. Cualquier cambio en la estabilidad de su entorno en esta etapa puede crear efectos que pueden durar toda la vida.

Bebés - Niños de 18 meses

Incluso un niño sabe cuando algo no está bien en casa, a pesar de que no puede expresarse con palabras. Según el sitio web del Greater San Marcos Youth Council, el hijo de padres divorciados puede ser nervioso, especialmente con los extraños. Tu bebé puede volverse fácilmente irritable y tener arranques más frecuentes. Además, puede comer o tomar leche con menor frecuencia, si no es que pierde el apetito por completo.

Niños pequeños y en edad preescolar

Por una parte, entre los 18 meses y tres años de edad, el apego principal de los hijos es con sus padres. Cualquier cambio en esta estabilidad puede llevarlos a una crisis emocional. Tu hijo es muy consciente de que el padre o madre está ausente, y definitivamente extraña al padre ausente. Por otra parte, un niño de dos o tres años, es probable que se sienta responsable de la ruptura, pensando que si solo hubiera tenido un mejor comportamiento el padre ausente nunca lo habría dejado. Las pesadillas son posibles en esta edad, también. Cuando el niño llega a los cuatro o cinco, sin embargo, toma su ejemplo de cómo hacer frente a la separación de la forma en que observa a sus padres hacer frente a ella.

Edad escolar

Los grupos de pares comienzan a sustituir gradualmente a los padres como el centro de la vida de tu hijo en esta etapa de desarrollo. Sin embargo, la vida en el hogar sigue siendo importante para tu hijo de seis a 11 años. Durante estos años, tu hijo puede tener una sensación de abandono, y hasta puede culpar a uno de los padres de la separación. Según el sitio web GSMYC, es importante que ambos padres insistan en que ellos aman al niño, y que ninguno de los padres es necesariamente responsable del divorcio.

De edad secundaria a preparatoria

A esta edad, el niño está activamente buscando su propia identidad, lejos de la casa. En ese momento, los amigos te han reemplazado como la constante en su vida. Pero incluso en esta etapa, es probable que tu hijo se sienta profundamente herido y enojado, especialmente si considera a los padres responsables del divorcio. Hay momentos en que tu hijo se rebelará contigo e incluso en la escuela. Puede tratar de utilizar la separación para su propio beneficio, jugando a poner a un progenitor contra el otro con el fin de salirse con la suya.

Qué puedes hacer

Las acciones que puedes tomar varían dependiendo de la edad del niño. Si tu hijo es un bebé, el cargarlo frecuentemente es útil, porque el niño puede sentirse abandonado y solo, incluso cuando es un bebé. Hablar con tu hijo y animarlo a hablar de sus sentimientos y abordar abiertamente sus problemas -de una manera apropiada para su edad- parece funcionar para niños mayores de seis a 11. Para el adolescente, hazle saber que entiendes sus sentimientos, pero crea un frente unido cuando se trata de normas y límites. Para problemas emocionales extremos, lo mejor es hacer una cita con un consejero o psicólogo.

Más galerías de fotos



Escrito por angus koolbreeze | Traducido por esteban arenas