¿A qué edad deben los niños ser separados en una habitación?

En las familias con varios hijos, a menudo es necesario para los hermanos compartir habitaciones. Los niños que están cerca de la edad pueden hacerlo con relativa facilidad durante los primeros años de vida, según el temperamento de los niños involucrados y si hay alguna necesidad especial. Pero en algún momento, todos los niños anhelan un espacio propio. A medida que crecen y se desarrollan, estate atento a las señales que indiquen que compartir ya no funciona y consideres darles su propia habitación si es posible.

Niños y bebés

Compartir habitación puede comenzar tan pronto como cuando el bebé llega a casa del hospital y se instale en la habitación de un niño. Este arreglo puede funcionar bien durante muchos años, pero es aconsejable llevar a los dos niños en espacios separados hasta que el recién nacido esté durmiendo por lo menos cinco o seis horas por la noche sin despertarse. Esto puede darle a tu niño tiempo para acostumbrarse a la idea de compartir su habitación. Mantén la cuna del bebé en tu habitación; otras cosas como el cambiador, pañales y suministros y prendas de vestir en la habitación del niño le darán la oportunidad de acostumbrarse a la idea de compartir. Esto también le dará la oportunidad de tener acceso fácil a tu bebé durante la noche para alimentarle, reconfortarle y cambiar de pañal.

Preescolares y niños de primaria temprana

Los preescolares y los niños de primaria temprana pueden permanecer en la misma habitación, siempre y cuando no haya problemas de conducta en curso. Esto es cierto incluso con los hermanos del sexo opuesto. Si tienes un niño que lucha con enuresis o pesadillas, considera poner a los niños en habitaciones separadas, si es posible, para que el otro niño pueda obtener la calidad del sueño sin ser molestado. Esto es especialmente cierto si un niño no está todavía en la escuela y el otro está en un horario escolar diario. La edad de los niños no es tan importante como la etapa de desarrollo y lo que cada niño necesita para sentirse cómodo y descansado en la noche.

Escuela primaria y media superior

La escuela primaria superior y los niños de secundaria tienen necesidades especiales cuando se trata de tener un espacio propio. En esta etapa de desarrollo, es importante entender que cada niño tiene su desarrollo. Los niños prepúberes tienen una mayor necesidad de privacidad y esto puede ser el momento perfecto para separar a tus hijos en sus propias habitaciones. El niño más joven de los dos puede luchar con sentimientos de abandono o que su hermano mayor ya no quiere estar cerca de él. Haz frente a estos sentimientos al hacerle la idea de que tener una habitación para sí mismo es emocionante. Ten un plan para lidiar con miedos potenciales del más joven al dormir en una habitación a solas en la noche, como luces de noche o elementos de confort.

Adolescentes

Los preadolescentes y adolescentes, a veces ya en la escuela secundaria, necesitan su propia habitación, si es posible. Las emociones adolescentes son erráticas e impredecibles, y proporcionar un espacio en el que puedan descomprimirlas sin tener que convivir con un hermano más joven es importante. Las habitaciones separadas permiten a los adolescentes expresarse a través de la decoración, música y otros elementos. También les da la oportunidad de elegir para pasar tiempo con sus hermanos en lugar de sentirse obligados, incluso cuando ellos prefieren estar solos. Las habitaciones separadas a esta edad pueden funcionar para unir a los hermanos y hermanas porque tienen un lugar para retirarse a cuando sea necesario.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por georgina velázquez