A qué edad se debe empezar a disciplinar a un niño

A veces los padres piensan que no deben reprender a un niño hasta que cumpla la edad preescolar, pero muchos expertos dicen que la disciplina es necesaria incluso para niños pequeños. Puede parecer que el niño nunca "lo entenderá", pero con consistencia, paciencia y perseverancia, la disciplina ayudará a aprender conductas apropiadas.

Reglas y consecuencias

Hasta ahora, todo se centró en torno a los deseos y necesidades de tu niño. Es difícil para él concebir que las malas conductas resultan en un castigo cada vez. Este es un proceso de aprendizaje necesario y el niño puede tardar unos pocos meses o hasta un año para de entender este concepto. Los primeros años de vida pueden ser bastante agotadores, ya que muchos padres sienten que el chiquillo nunca aprenderá, pero es el momento perfecto para empezar la disciplina. Es importante que dejes que tu hijo explore, haga un poco de desorden y corra libremente en un ambiente seguro; de lo contrario, puedes pasar todo el tiempo reprimiéndolo en lugar de disfrutar esta época maravillosa. Concéntrate en la disciplina en circunstancias donde el niño pueda estar en peligro o pueda dañar un elemento.

¿Por qué la disciplina es necesaria?

Los niños de 1 a 3 años tienen una curiosidad innata. Ellos siempre están explorando y haciendo travesuras. Sus juguetes los animan a insertar objetos en los orificios para ver qué pasa. Esto puede dar lugar a que tu hijo introduzca objetos en aparatos electrónicos u otro tipo de artefacto. Ellos también quieren jugar con objetos brillantes y esto puede hacer que se dañen a sí mismos, a una costosa pieza de joyería o cualquier otro objeto frágil. Cuando los niños ven algo nuevo, quieren explorarlo, pero rara vez lo hacen de manera cuidadosa. Esto se debe a que a menudo carecen de las habilidades motoras que les permitan ser delicados. Las tácticas disciplinarias apropiadas indican que hay consecuencias cuando no siguen las reglas. Más importante aún, estas normas también ayudan a mantenerlos a salvo.

Maneras de reprender a un niño

Los niños pequeños requieren una estrecha supervisión en todo momento. Esto les impide comer la comida para gatos, llevarse objetos a la boca, ponerse en peligro a sí mismos o romper un elemento. Cuando el niño va en línea recta a un objeto recién descubierto, dile "No" en un tono de voz firme pero a la vez calmo. No grites, chilles ni alardees. Un tono de enojo puede causar que llore de miedo o se caiga porque se asustó. Llama su atención tentándolo a jugar con un juguete o invitándolo a mirar un libro contigo. Si sigue avanzando hacia el objeto, sácalo de la habitación o ponlo en su corral con un juguete favorito. Si de nuevo repite el mal comportamiento más tarde, dile que tendrá que ir a la zona de tiempo de espera.

Un espacio de tiempo de espera

Las zonas de tiempo de espera son una manera eficaz de disciplinar a un niño, incluso a los más grandes. Abrázalo y explícale que vas a ponerlo en una silla de tiempo de espera en una habitación del hogar. Dile que es donde tiene que ir si rompe las reglas. Destaca que esto le dará tiempo para pensar en lo que hizo mal, para no cometer el mismo error otra vez. Elige una silla de tamaño infantil para la zona o incluso una almohada grande. Ubícala en un rincón alejado del entretenimiento, tal como su caja de juguetes o la televisión. Si debes colocarla en una habitación con distracciones, es una buena idea hacerlo frente a la esquina. Explicale por qué su comportamiento fue inapropiado antes de colocarlo en la silla de tiempo de espera. Asegúrale que todavía lo amas y siempre lo harás, y que quieres que él llegue a ser un buen chico. Es importante que estés en la misma habitación con el niño durante el tiempo de espera. Esto evita que el niño se sienta abandonado, según lo sugerido por el sitio web de la U.S. National Library of Medicine. Esto también garantiza su seguridad.

Límite de tiempo de castigo

Coloca suavemente el brazo alrededor del niño y explica por qué su comportamiento fue equivocado. Dile que puede romper algo que cuesta mucho dinero, hacerse daño a sí mismo o ponerse en peligro de alguna manera. Los castigos prolongados no son eficaces con los niños de esta edad, de acuerdo con el sitio web Health Kids. Una regla sabia es la de limitar el tiempo de espera a un minuto por cada año de edad. Por ejemplo, si a los 2 años de edad insiste en arrojar repetidas veces su comida durante la cena, llévalo a la silla de tiempo de espera y déjalo durante 2 minutos. Nunca maltrates o golpees a tu niño para corregir su comportamiento. Es poco probable que relacione el castigo a su mal comportamiento; sólo sentirá el dolor. Asegurale que lo amas después de que el tiempo de espera haya terminado.

Más galerías de fotos



Escrito por chelsea fitzgerald | Traducido por mar bradshaw