Eczema dishidrótico y menopausia

La disminución de los niveles hormonales a menudo produce sequedad en la piel de las mujeres durante y después de la menopausia. La sequedad puede producir irritación, que es un problema común entre las mujeres postmenopáusicas. El eczema dishidrótico, una patología de la piel caracterizada por sequedad, enrojecimiento y picazón, a menudo afecta las manos pero también puede aparecer en otras zonas. Si los humectantes de venta libre no surten efecto, consulta a tu médico.

Causas

Las hormonas como los estrógenos, la progesterona y la testosterona pueden afectar a tu piel. Las adolescentes notan que su piel se vuelve más grasosa y propensa a las espinillas. Durante la menopausia ocurre lo contrario. Los niveles hormonales caen y la piel se vuelve más seca y más propensa a la irritación, la inflamación, la picazón y el enrojecimiento. Muchos productos de limpieza y otras sustancias químicas resecan aún más la piel. Trabajar como estilista, panadera, mecánica, o en alguna profesión que requiera un lavado de manos frecuente, aumenta la exposición a las sustancias químicas irritantes que pueden empeorar esta patología. Los humectantes de venta libre también pueden empeorar la sequedad si contienen alcohol, lo que ocurre en muchos casos.

Efectos

La falta de humectación en el eczema dishidrótico no significa que tu piel no obtenga la suficiente agua. Lo que ocurre es que el agua no se fija en su interior porque ha perdido sus barreras naturales. Tu piel tiene una "laminación" natural compuesta por lípidos o grasas. Los cambios hormonales y las sustancias químicas irritantes pueden destruir la integridad de la piel, dejándola seca. Tu piel también puede sufrir ampollas dolorosas como producto de la inflamación intensa.

Diagnóstico y tratamiento

Tu médico puede diagnosticar el eczema dishidrótico sin ninguna prueba, sólo al observar tu piel. Para ayudar a reponer la humedad perdida, usa jabones suaves y humectantes de venta libre sin alcohol. Limita la exposición a las sustancias químicas irritantes en la mayor medida posible y minimiza el contacto con el agua. Aplica un buen humectante inmediatamente después del contacto con los agentes que producen sequedad. Si estas medidas no alcanzan, consulta a tu médico. Las cremas antiinflamatorias pueden ayudar a calmar la inflamación y el enrojecimiento. En los casos graves, es posible que necesites una terapia de reemplazo para elevar los niveles hormonales.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tanya kormeili, md, faad, dermatologist
Traducido por paula santa cruz