Me duelen las piernas después de hacer yoga

Comenzar una práctica de yoga te puede dar la disciplina necesaria para aumentar tu flexibilidad, atención, equilibrio y resistencia. Es natural sentir dolor en las piernas después de practicar yoga, especialmente cuando estás aprendiendo nuevos ejercicios. El yoga combina estiramiento y entrenamiento de fuerza; muchas posturas de yoga implican soportar el peso del cuerpo con las piernas. Este aspecto de la práctica del yoga fortalece los músculos de las piernas. El calentamiento, el enfriamiento y el cuidado de tus dolores musculares puede reducir el dolor de piernas.

Causas

Aumentar la carga de trabajo en los músculos de las piernas puede causar pequeños desgarros. El proceso de cicatrización, llamado recuperación muscular, hace que los músculos crezcan y se hagan más fuertes. Los músculos se reparan entre los entrenamientos. Si eres nuevo practicando yoga y realizas ejercicios todos los días, puede que tengas que descansar un día entre sesiones de yoga para darle tiempo a la recuperación. El estiramiento, más allá del que tu cuerpo está listo para estirar, también causa dolor. Muchas poses de yoga pretenden estirar el cuerpo de maneras que no estás acostumbrado. El uso de los músculos de manera diferente y el aumento de tu rango de movimiento puede poner cierta tensión en los ligamentos y las articulaciones, además de causar dolor muscular.

Beneficios

El dolor muscular por iniciar la práctica de yoga es generalmente una condición temporal e inocua. Con tal de que no te esfuerces demasiado o estires más allá de lo que sería un reto leve para tu cuerpo, puedes seguir avanzando. El dolor es una señal de que te estás volviendo más fuerte y más flexible. Las personas mayores de 40 años que practican yoga por más de cinco años tienen una presión sanguínea significativamente más baja y una frecuencia cardíaca en reposo en comparación con un grupo control sedentario, según un estudio publicado en 2003 en el "Diario Indio de Fisiología y Farmacología".

Prevención

El calentamiento, caminando o haciendo un ejercicio cardiovascular ligero similar, prepara a tu cuerpo para el ejercicio. Un calentamiento bombea sangre a los músculos y aumenta el ritmo cardíaco. El calentamiento antes de cada sesión de yoga puede ayudarte a reducir el riesgo de lesiones. Presta atención a tu cuerpo mientras practicas yoga para evitar estirar demasiado, o desafiar tus piernas demasiado, antes de tiempo. Muchas clases y DVDs ofrecen poses modificadas para principiantes. Un profesor de yoga puede recomendarte ejercicios para prepararte para cualquier pose que sea demasiado avanzada para ti. El yoga mejora la postura y la alineación; a medida que continúes tu práctica, experimentarás menos dolor.

Aliviar el dolor

La aplicación de compresas de hielo en las piernas doloridas durante los dos primeros días te ayudará a aliviar el dolor muscular. Después de las primeras 48 horas, sumérgete en un baño caliente con sales Epsom para ayudar a aliviar cualquier dolor que continúe. La aplicación de árnica, un remedio a base de plantas para el dolor muscular, puede ayudarte, según la revista "Yoga Journal", que también sugiere el bálsamo Tiger, un remedio tradicional chino en forma de ungüento. Este bálsamo crea una fuerte sensación de calor y ayuda a aliviar el dolor muscular. Habla con tu médico si sufres dolor agudo o persistente, y obtén su aprobación antes de usar cualquier remedio herbal para automedicarte bajo cualquier condición.

Más galerías de fotos



Escrito por gryphon adams | Traducido por agustina dowling