¿Por qué duelen los músculos el día después de un entrenamiento?

El dolor muscular es un término general que describe dolor e incomodidad en tu tejido muscular. Cuando haces ejercicio, este tipo de dolor puede desarrollarse un día o dos después en los músculos que usaste durante la actividad física. Aunque los investigadores pensaban antes que el dolor muscular tras el ejercicio era causado por la acumulación de una sustancia llamada ácido láctico, ahora creen que resulta del daño físico a tus tejidos musculares.

Básicos

Los doctores suelen referirse al dolor muscular el día después de un entrenamiento como la activación atrasada del dolor muscular. Aunque la causa exacta de este dolor es desconocida, la evidencia actual indica que deriva de los efectos combinados de factores como el sangrado en tus fibras musculares, daño a estructuras especializadas que mantienen unidas tus fibras musculares y la liberación de ciertos químicos en los espacios que rodean a tus tejidos musculares. Cuando ocurren estas formas de daño, tu cuerpo produce hinchazón y dolor como parte de una respuesta de sanación inflamatoria que suele estar en su máximo en un par de días y baja gradualmente.

Grados de dolor

La extensión del dolor que sientes después de entrenar depende en gran medida de las formas en que uses tus músculos, de acuerdo con "Scientific American". Si intentas levantar más peso del que tus músculos pueden llevar de forma segura, la fuerza en tus músculos causará que se alarguen en vez de contraerse, como harían normalmente. Los movimientos de este tipo generan más daño muscular que los movimientos que entran en tu capacidad de levantar y permiten a tus músculos contraerse normalmente. A su vez, el daño muscular incrementado dispara mayores cantidades de dolor tras el ejercicio.

Tratamiento

Normalmente, los síntomas de DOMS desaparecen por su cuenta en una semana. Puedes aliviar la severidad del dolor muscular existente en una variedad de formas, incluyendo masajes o estirar con cuidado tus músculos afectados, evitando cualquier tensión mayor en tus músculos afectados hasta que el dolor se disipe y realizar ejercicios de baja intensidad como caminar de forma casual para incrementar la circulación sanguínea a tus músculos dañados. También puedes tomar analgésicos antiinflamatorios no esteroideos, incluyendo aspirina o ibuprofeno, y seguir el protocolo RICE (siglas en inglés), que alenta al descanso, aplicaciones de hielo u otra fuente de frío, uso de vendajes de compresión y elevación de tus músculos dañados por encima del nivel del corazón.

Consideraciones

La acumulación de ácido láctico produce dolor a corto plazo, lo que te alenta a terminar una sesión de ejercicio y protege tus músculos de un daño serio. Sin embargo, la producción de ácido láctico termina cuando dejas de hacer ejercicio. Puedes disminuir o evitar la activación de DOMS estirando bien tus músculos antes y después de un ejercicio, calentando y enfriando cuando ejercitas, introduciendo rutinas de entrenamiento nuevas con el tiempo y evitando cambios abruptos en tu rutina de ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por m. gideon hoyle | Traducido por natalia navarro