¿Por qué duelen los músculos abdominales después de correr?

El dolor muscular abdominal es un dolor común que afecta a los corredores. Aunque las piernas son los motores primarios cuando se hace una carrera, los abdominales también están involucrados en este movimiento. Entender el dolor de los músculos abdominales te permite prepararte para ello y saber cuándo debes esperarlo. Experimentar este dolor específico no necesariamente es algo de lo que debas preocuparte, ya que es la manera como tu cuerpo hace frente y se adapta.

Traumatismo en el tejido conectivo


El placer de correr a veces viene con un poco de dolor.

Cada vez que implementas un nuevo programa de ejercicios o incluso un nuevo movimiento en tu rutina de entrenamiento, tu cuerpo pasa por un período en el que se adapta al nuevo reto. En última instancia, es positivo para desafiarte a ti mismo físicamente, pero tu cuerpo pasará por un período de un trauma o dolor. Este es un momento en el que tu cuerpo reacciona a los cambios de las circunstancias externas. Tus músculos abdominales se contraen y se tensan mientras corres debido a que estos músculos mantienen el equilibrio y permiten que tu tronco se tuerza de un lado a otro, mientras que tus brazos están en movimiento.

La fisiología del dolor


Adquiere el hábito de hacer tanto estiramiento estático como dinámico para reducir el dolor.

El dolor lo sientes uno o dos días después de la actividad que provocó el trauma. Este dolor puede manifestarse en tensión muscular, dolor al aplicar presión y dolor al extender o contraer el abdomen y el tronco. Esto sucede porque cuando aguantas el trauma, el cuerpo reacciona aumentando el problema. El dolor en la zona abdominal es común si acabas de comenzar a correr o si has aumentado recientemente la intensidad al hacerlo. Practicar yoga, estiramiento o hacerte de masajes musculares naturales puede disminuir la duración de este dolor.

Fatiga muscular


Mejorar tu condición física incrementará la actividad que puedes realizar sin experimentar fatiga.

La fatiga difiere del dolor en que es un resultado del estrés acumulativo y exigente de la parte dada del cuerpo. Es probable que la fatiga abdominal ocurra en las personas que corren y que conquistan grandes distancias. Por ejemplo, los maratonistas y los ultra maratonistas son más propensos a experimentar esta fatiga que los que recorren distancias más cortas. La presencia de la fatiga también se basa en tu nivel de condición física y de resistencia muscular. Regularmente hacer un estiramiento antes y después de correr ampliará el tiempo en el que puedes correr sin ser afectado por la fatiga.

Cómo minimizar estos síntomas


Extender tu cuerpo de lado a lado es una manera simple y efectiva de estirar los músculos abdominales y minimizar los dolores.

Aunque los dolores leves en el abdomen son de esperar con las rutinas de ejercicios nuevos en tu cuerpo, estos dolores pueden ser controlados y disminuidos si preparas adecuadamente a tu cuerpo. Siempre estira antes y después de correr. Asegúrate de incluir estiramientos estáticos y dinámicos. Los estiramientos estáticos son las que se realizan haciendo una determinada postura, mientras que los estiramientos dinámicos son los realizados estando en movimiento. Un estiramiento dinámico de los músculos abdominales es una torsión del tronco. Párate con los pies al ancho de hombros y los brazos extendidos hacia el exterior a tus lados. Usa tus brazos para girar el abdomen hacia atrás y hacia adelante.

Más galerías de fotos



Escrito por jesica salyer | Traducido por katherine bastidas