¿Por qué me duelen las espinillas al día siguiente de haber corrido?

Las espinillas doloridas (shin splints) después de correr pueden ser causadas por una de tres condiciones: periostitis tibial, fracturas por estrés o síndrome de fatiga crónica. Las causas subyacentes para cada una de estas condiciones es la fuerza excesiva aplicada a la pierna inferior durante las actividades repetitivas. Normalmente, estos músculos actúan para absorber el shock al correr. Sin embargo, cuando una gran cantidad de fuerza se transmite a los músculos se fatigan y son incapaces de funcionar adecuadamente. En respuesta a este esfuerzo, los músculos y tejidos de la pierna inferior se vuelven dolorosos e inflamados.

Periostitis tibial

La periostitis tibial es causada por la inflamación de los tendones, músculos o tejidos conectores que rodean tu tibia, o espinilla. Muchos corredores se quejan de dolor y sensibilidad por la parte interior de la tibia. En algunas personas, el dolor desaparece después de varios minutos de estar corriendo, mientras que en otros, empeora conforme se continúa corriendo o persiste después del entrenamiento. Los factores de riesgo que contribuyen a esta condición incluyen a las actividades repetitivas de alto impacto como el correr, el pie plano, arcos pronunciados, sobre pronación de los pies, calzado inapropiado y los incrementos repentinos de entrenamiento.

Fracturas por estrés

Una fractura por estrés es una pequeña grieta en tu hueso. No se sabe si las fracturas por estrés en la tibia son causadas por la periostitis tibial pero se cree que ambas están relacionadas. Las fracturas se presentan con dolor en el área o sensibilidad de la tibia. A menudo se sospecha de la presencia en los individuos con periostitis tibial que no mejora con el tiempo. Las causas subyacentes son similares a aquellas de la periostitis tibial.

Síndrome de fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica es una condición en la cual los músculos de la pierna inferior se inflaman durante el ejercicio y causan la restricción del flujo sanguíneo a los músculos. Esta es una condición peligrosa ya que los tejidos pueden morir por la falta de oxígeno. La fatiga crónica a menudo se confunde con la fractura por estrés ya que tiende a presentarse con síntomas similares. El patrón clásico de dolor asociado con la fatiga crónica es el empeoramiento del dolor con la actividad y después el dolor desaparece después de unos 30 minutos de reposo. A diferencia de la periostitis tibial. el dolor viene acompañado por el adormecimiento, hormigueo, debilidad e hinchazón. Aunque no se sabe por qué el síndrome de fatiga crónica ocurre en ciertas personas, los factores de riesgo como las actividades repetitivas, sobre entrenamiento o incremento repentino del entrenamiento, parecen incrementar la susceptibilidad de desarrollar esta condición.

Recomendación

Consulta a tu médico si experimentas dolor de espinillas durante o después del ejercicio. La mayoría de las personas con el síndrome de fractura por estrés y la periostitis tibial son capaces de recuperarse a través de tratamientos conservativos que consisten en el reposo o evitar las actividades que los causan. La terapia conservativa para el síndrome de fatiga crónica puede ser recomendada pero es a menudo poco efectiva. La solución a este síndrome es la cirugía, la cual involucra la liberación o remoción de tejido conectivo que rodea el músculo.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly rienecke | Traducido por glen boyd