Me duelen las costillas cuando me estiro

Si te duelen las costillas al practicar un estiramiento, probablemente has sufrido un golpe traumático reciente en el pecho o has estado levantando más peso de lo que tus músculos pueden soportar. Algunas lesiones costales son potencialmente mortales, ya que las costillas protegen órganos vitales, así que consulta con tu médico cuando sientas dolor en las costillas.

Identificación

Los síntomas de tu dolor en las costillas mientras te estiras variarán dependiendo de la lesión. Si una costilla está rota o quebrada, te dolerá al respirar profundamente. Si tocas tu costilla con un dedo, será sensible y puede que escuches un sonido crujiente si tratas de mover el hueso. Podrían lucir deformes. Cualquier movimiento de torsión o estiramiento de la columna y los abdominales te producirán dolor en las costillas. Una tensión muscular puede ser leve, como el dolor en los músculos después de ejercitarte, o puede ser fuerte. Si los músculos de las costillas se separan, entonces estos se han roto y experimentarás un dolor intenso. Los músculos tensos de las costillas dolerán al estirarte o serán sensibles al tacto. La contusión de costillas a menudo implican una lesión grave.

Causas

Las lesiones de las costillas pueden ser causadas ​​por un trauma en el pecho o el exceso de trabajo de los músculos. Los eventos traumáticos directos, como un accidente automovilístico o un choque en el fútbol, te pone en riesgo de fracturarte las costillas. La bronquitis crónica puede dar lugar a la tos repetitiva suficientemente fuerte como para romper las costillas. La compresión abdominal también puede causar una fractura de costilla. La osteoporosis causa la pérdida de la densidad del hueso y puede aumentar el riesgo de obtener una fractura de costilla si te caes o te golpeas el pecho. La tensión muscular puede resultar en rupturas microscópicas de los músculos o puede ser tan intensa que cause una hermorragia interna. Si se tensan más de lo que pueden soportar, podría producirse una deformación. Esto puede ocurrir por levantar objetos que son demasiado pesados o por el uso excesivo del músculo. El riesgo de una deformidad aumenta si tienes músculos tensos o continúas usándolos cuando ya estás fatigado.

Tratamiento

La venta sin receta de medicamentos para el dolor pueden aliviar los que son leves a moderados, producidos por una fractura o deformidad. Si el dolor es intenso, tu médico puede recetarte la medicación. Una fractura severa puede necesitar una inyección anestésica de larga duración para bloquear los receptores del dolor de los nervios. Durante las etapas iniciales de la lesión, aplica hielo cuatro veces al día por 15 a 20 minutos cada vez. Si tienes una fractura, no uses cinturones costales ni comprimas la lesión ya que esto inhibe las respiraciones profundas que son necesarias para prevenir la neumonía. Una vez que el dolor inicial haya desaparecido, estira ligeramente tus músculos y mantente así por 10 segundos.

Prevención

Para evitar las lesiones en las costillas, usa el equipo de protección adecuado mientras practicas deportes. Obedece todas las leyes de tránsito, siempre usa tu cinturón de seguridad y mantén la concentración en el tráfico a tu alrededor para evitar las lesiones por accidente de coche. Limita los riesgos de caídas en tu casa y lugar de trabajo. Si levantas pesas, no levantes más peso del que puedes manejar. A medida que te hagas más fuerte, puedes aumentar gradualmente el peso semana a semana. Haz calentamiento con una caminata antes de levantar pesas, hacer deportes, realizar ejercicios vigorosos o estiramiento. Si te sientes cansado, deja lo que estás haciendo, ya que los músculos cansados no funcionan adecuadamente.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa mcnamara | Traducido por gloria soto