¿Por qué me duele el cuerpo después del ejercicio?

Esa sensación de dolor y rigidez en los músculos que obtienes los días después del ejercicio es una respuesta fisiológica normal conocida como aparición tardía de dolor muscular. Puedes tomarlo como una señal positiva de que tus músculos han sentido el trabajo, pero el dolor puede hacer que te alejes del ejercicio. Hay maneras de obtener un ejercicio igualmente efectivo sin dolor.

La causa subyacente

Los fisiólogos del ejercicio una vez creían que la concentración de ácido láctico contribuía a la aparición tardía del dolor muscular. Como sea, ahora saben que el ácido láctico se ha ido antes de que comience el dolor. Los dolores musculares son más probablemente ocasionados por pequeñas rasgaduras en la fibras de los músculos trabajados así como espasmos musculares y en algunos casos, sobre estiramiento de los músculos.

Factores de riesgo

Tienes más probabilidad de desarrollar aparición tardía de dolor muscular si eres nuevo en el ejercicio, si has permanecido mucho tiempo sin ejercitar y has comenzado nuevamente, si has comenzado un nuevo tipo de actividad física o si has aumentado recientemente la intensidad, duración o frecuencia de tus sesiones de ejercicio. Tienes más probabilidades de desarrollar dolor si tus sesiones de ejercicio son ricas en contracciones musculares excéntricas, las cuales ocurren durante acciones tales como bajar un peso nuevamente después de un curl de bíceps.

Sobreponiendose

Debido a que no hay medicamentos para tratar la aparición tardía del dolor muscular, el tiempo es el mejor sanador de los dolores musculares inducidos por el ejercicio. Puedes comenzar a experimentar dolor dentro de 24 a 48 horas luego de tu ejercicio y comenzar a disminuirlo 72 horas después. En vez de dejar a las molestias apoderarse de tu cuerpo, da algunos pasos para reducirlas a medida que se recuperan tus músculos. Usar un paquete de hielo o de calor sobre las áreas afectadas puede aliviarlos, así como la terapia de masaje, los estiramientos ligeros y los medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno.

Prevención

Ya seas una persona sin experiencia en el ejercicio o un ávido atleta, mantener el ejercicio lento y regular ayuda a reducir el dolor muscular después de este. Por ejemplo: comienza el entrenamiento con pesas usando las pesas más ligeras dos o tres veces a la semana y lentamente aumenta la intensidad, la frecuencia y la duración al 10 por ciento a medida que te vuelves más fuerte. El mismo método se debe de aplicar si puedes correr tres millas fácilmente, pero eres nuevo en el kickboxing. Tampoco importa qué tan experimentado eres en tu actividad de elección, calentar por 10 minutos de antemano y estirar ligeramente tus músculos después puede ayudar a reducir el riesgo de padecer dolor en los días siguientes. Si continuas experimentando dolor, observa tu actividad y qué tan a menudo haces contracciones musculares excéntricas. Si continuamente corres cuesta abajo o levantas pesas, por ejemplo, talvez necesites alternar las actividades que no producen tantas contracciones excéntricas con las que sí.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por maria del rocio canales