Me duele todo el cuerpo de correr

Si eres nuevo corriendo, es totalmente normal experimentar cierta cantidad de molestias y dolores. Aunque el dolor muscular puede ser una señal positiva de crecimiento y desarrollo muscular, podría dificultar tu programa de entrenamiento. Si experimentas dolor muscular excesivo y no deseado, hay varias cosas simples que puedes hacer para volver a tu estado normal.

Forma del tren superior

Si tus sesiones corriendo causan dolor muscular en tu cuello, hombros, brazos o espalda, es probable que haya algo mal con tu forma de correr. A medida que corres, tu tren superior debería estar relajado. Deja que tus brazos se balanceen con soltura y de forma natural con el movimiento de tus piernas. Tus hombros deberían estar hacia atrás en una buena postura natural, y tu pecho debería estar hacia adelante y abierto para permitir una fácil respiración. Mantén el cuello en una posición neutra y mira directamente hacia adelante. Presta atención a estos detalles la siguiente vez que corras.

Dolor muscular de pierna: causa y tratamiento

Todos los corredores experimentan dolor muscular en sus piernas en algún momento, y esto no suele ser algo de lo que preocuparse. Dos factores principales lo causan. Después de correr, el ácido láctico se acumula en los músculos de las piernas y puede causar dolor. Realizar enfriamientos ligeros inmediatamente después de una carrera puede ayudar a mitigar la acumulación de ácido y aliviar el dolor muscular. Sin embargo, este dolor dos o tres días después de correr no es causado por el ácido láctico. De hecho, surge de la hinchazón que es un efecto natural de la recuperación muscular. Poner hielo puede mitigar el dolor y la inflamación, y la actividad ligera puede acelerar la recuperación.

Dolores y calzado

El dolor en los pies y las rodillas es un tema diferente. Los pies doloridos pueden ser una señal de que necesitas comprar zapatos nuevos. El desgaste en las zapatillas para correr es alto, y después de 300 a 400 millas, a menudo no pueden seguir amortiguando con seguridad y protegiendo tus pies. Esto puede incrementar el impacto de la presión en tus articulaciones, especialmente tus rodillas, o tensar las pantorrillas o los músculos de tus pies. Si tus zapatos están en buenas condiciones, quizás necesites comprar un tipo diferente diseñado para ajustarse mejor a tu pisada, tu peso y tu estilo de correr.

Consejos de seguridad

Los estiramientos de pantorrillas, tendones de la corva, cuádriceps y cadera pueden mejorar tu forma de correr y disminuir los daños menores que llevan a dolor muscular. Estira después de cada carrera mientras tus músculos siguen calientes. Un exceso de entrenamiento es una de las causas más comunes de dolor muscular y daños. De modo que asegúrate de programar bastante tiempo de recuperación e incrementar tu millaje y velocidad gradualmente. Si el problema persiste o empeora, deberías buscar el consejo de un profesional médico licenciado. Si en cualquier momento mientras corres experimentas dolores agudos o extremos, para inmediatamente y busca consejo médico.

Más galerías de fotos



Escrito por michael shiva best | Traducido por natalia navarro