Drogas cardíacas comunes

Las drogas cardíacas comunes se utilizan para prevenir o tratar la enfermedad cardíaca existente. Los medicamentos cardíacos ayudan a la cicatrización después de un ataque al corazón, a tratar la insuficiencia cardíaca congestiva, problemas en el ritmo del corazón y a controlar la presión arterial. También relajan los vasos sanguíneos, se deshacen del líquido de la insuficiencia cardíaca, disminuyen la frecuencia cardíaca, tratan las alteraciones del ritmo, aumentan la acción de bombeo del corazón y disminuyen la carga de trabajo del corazón.

Medicamentos comunes para el ataque al corazón


Los beta-bloqueadores son fármacos cardíacos comunes que también tratan la insuficiencia cardíaca.

Después de un ataque al corazón, los medicamentos conocidos como beta-bloqueadores son una piedra angular del tratamiento. Los beta-bloqueadores disminuyen la frecuencia cardíaca y reducen la carga de trabajo del corazón para que el tejido lesionado pueda sanar. También disminuyen la presión arterial y ayudan a mantener el corazón en el ritmo de la excitabilidad del músculo del corazón que puede ocurrir después de una lesión. Los ejemplos incluyen metoprolol, inderal, sotalol, pindolol y carvedilol. Los beta-bloqueadores son fármacos cardíacos comunes que también tratan la insuficiencia cardíaca.

Inhibidores ECA


Estos medicamentos mejoran las tasas de supervivencia después de un ataque al corazón.

Los inhibidores de la ECA (enzima convertidora de angiotensina) generalmente se utilizan para disminuir la presión arterial y también se consideran medicamentos cardíacos comunes. Estos medicamentos reducen la presión sanguínea mediante el bloqueo de la acción de la angiotensina I que se convierte en una enzima conocida como angiotensina II, que contrae los vasos sanguíneos. Los inhibidores de la ECA mejoran el flujo de sangre al corazón, permitiendo que los vasos sanguíneos permanezcan abiertos y relajados. También descomponen otra enzima, conocida como bradiquinina, que puede constreñir los vasos sanguíneos. Mejora el flujo de sangre y a su vez trata la insuficiencia cardíaca y disminuye la carga de trabajo del corazón. Los ejemplos incluyen benazepril, ramipril, lisinopril, fosinopril, moexipril y trandolapril. Estos medicamentos mejoran las tasas de supervivencia después de un ataque al corazón.

Bloqueadores de angiotensina II


Los ejemplos incluyen candesartán, valsartán, irbesartán y eprosartán.

Los BRA (bloqueadores del receptor de angiotensina II) son también una clase común de fármacos cardíacos que tienen el mismo resultado que los inhibidores de la ECA, pero con menos efectos secundarios. Son más costosos y llevan copagos más altos en la mayoría de los formularios de medicamentos. Los inhibidores de la ECA a menudo producen una tos seca que puede ser intolerable, por lo que los fármacos BRA son más tolerables. En lugar de la orientación de la angiotensina I como se describe anteriormente, los BRA actúan directamente sobre la angiotensina II en el cuerpo para relajar, dilatar y mejorar el flujo de sangre a través del sistema cardiovascular. Los resultados de "Journal of Human Hypertension" sugiere que los bloqueadores de los receptores de angiotensina II conducen a un mejor cumplimiento de la medicina, debido a un menor número de efectos secundarios en comparación con los inhibidores de la ECA. Los ejemplos incluyen candesartán, valsartán, irbesartán y eprosartán.

Bloqueadores del canal de calcio


Amlodipino, cardizem, nifedipina y verapamilo son ejemplos de bloqueadores de los canales de calcio.

Los bloqueadores del canal de calcio son comúnmente utilizados para tratar problemas del ritmo cardíaco y de presión arterial baja. Trabajan previniendo que el calcio entre en las células, y el resultado es la relajación del vaso sanguíneo. En el corazón, el bloqueo del calcio reduce la excitabilidad de las vías que regulan el ritmo cardíaco y la tasa. Ralentizar el ritmo cardíaco proporciona un tiempo adicional para que la sangre llene las cavidades del corazón. Cuando el corazón se contrae, se expulsa más sangre, proporcionando mejor el oxígeno por todo el cuerpo y más energía. Amlodipino, cardizem, nifedipina y verapamilo son ejemplos de bloqueadores de los canales de calcio.

Glucósidos cardíacos


Las plantas que contienen glucósidos cardíacos se han utilizado durante miles de años.

Los medicamentos para tratar la insuficiencia cardíaca congestiva, llamados glucósidos cardíacos, incluyen digitoxina, digoxina y deslanósido. Ellos disminuyen la frecuencia cardíaca y mejoran la acción de bombeo del músculo del corazón. Las plantas que contienen glucósidos cardíacos se han utilizado durante miles de años.

Más galerías de fotos



Escrito por kathleen blanchard, r.n. | Traducido por luciano ariel castro