Dosis de la raíz de diente de león

El diente de león ha sido usado en forma medicinal durante siglos por diferentes grupos culturales, desde los indígenas de Asia hasta los nativos americanos. Hoy en día se usa para diferentes afecciones médicas, pero no hay suficiente información científica para determinar si alguna de ellas es eficaz. Habla con tu médico antes de usarlo medicinalmente.

Preparación y dosis

La raíz del diente de león ha sido usada en dosis diarias de 9 a 12 g preparada en forma de té para tratar problemas digestivos. La infusión de raíz deshidratada se hace hirviéndola por cinco a 10 minutos. Se toma en dosis de 1/2 a 2 cucharadas tres veces al día. La tintura de raíz se hace con una proporción de 1 a 2 partes de raíz agregadas a alcohol 45% y se toma en dosis de 100 a 150 gotas tres veces al día.

Usos

El diente de león es usado para tratar la pérdida de apetito, la indigestión, los gases intestinales, los cálculos biliares, el estreñimiento, los trastornos hepáticos y los problemas renales y para aumentar la micción. También se usa para aliviar el dolor muscular y articular. Algunos diabéticos usan diente de león para controlar los nieles de glucemia. Otros usos son el tratamiento de las infecciones virales y el cáncer.

Eficacia

Actualmente, no hay suficiente información científica para calificar la eficacia del diente de león sobre cualquier afección médica. Las investigaciones preliminares muestran algunos beneficios de la combinación de raíz de diente de león con otra hierba llamada uva ursi para disminuir el número de infecciones urinarias en las mujeres. Sin embargo, la seguridad de usar esta combinación no se conoce hasta el momento.

Consideraciones

El diente de león en general es considerado seguro. Sin embargo, puede producir efectos secundarios como malestar estomacal y diarrea. También podrían aparecer reacciones alérgicas, especialmente si tienes alergias previas a la ambrosía y plantas relacionadas como las margaritas, los crisantemos y las caléndulas. Evita el diente de león si tienes una obstrucción de las vías biliares y úlceras estomacales. No lo uses si estás embarazada o amamantando, ya que se desconoce la seguridad en estas condiciones.

Más galerías de fotos



Escrito por diana kaniecki | Traducido por paula santa cruz