Dosis máximas de zinc

El zinc es uno de los oligoelementos esenciales para el organismo. Si bien el cuerpo sólo necesita pequeñas cantidades de este mineral, la deficiencia leve es bastante común, según el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Como cualquier otro suplemento dietario, el zinc puede producir efectos secundarios desagradables si se toma en dosis altas, por eso debes consultar a tu médico para determinar la dosis apropiada para ti.

Recomendaciones

Los adultos mayores de 19 años deben limitar su ingesta diaria de zinc a 40 mg por día a menos que el médico indique lo contrario. Esta es la dosis máxima a la que no aparecen efectos secundarios, que también se conoce como el límite superior tolerable. La ingesta diaria recomendada para hombres adultos es de 11 mg por día y 8 mg para mujeres adultas. La mayoría de los hombres estadounidenses consumen aproximadamente 13 mg por día, mientras que las mujeres consumen 9 mg, señala MedlinePlus.

Dosis más altas

Algunas patologías médicas justifican tomar dosis más altas de zinc. Las enfermedades como la anemia de células falciformes, las úlceras estomacales, el trastorno de déficit de atención e hiperactividad y la degeneración macular relacionada con el envejecimiento podrían requerir dosis de hasta 220 mg por día. Solo debes tomar estas dosis bajo supervisión médica. Algunas personas también tienen necesidades más altas de zinc. Por ejemplo, las mujeres embarazadas y que amamantan tienen una ingesta diaria recomendada más alta de zinc. Las mujeres necesitan 11 mg de zinc durante el embaraza y 12 mg por día mientras están amamantando.

Efectos secundarios

El zinc en exceso puede limitar la absorción de cobre, lo que da como resultado una deficiencia de cobre. Si tomas un suplemento de zinc, el médico también recomienda tomar un suplemento de cobre para prevenir su deficiencia. Según el Centro Médico de la Universidad de Maryland, las dosis muy altas pueden disminuir la inmunidad, particularmente en adultos mayores y aumentar los niveles de colesterol malo en la sangre. También pueden producir mareos, fatiga, pérdida del control muscular, anemia, sudoración, alucinaciones y náuseas.

Consideraciones

Como se señala en el libro "Nutrition", de Paul Insel y otros autores, la ingesta excesiva de zinc se asocia más comúnmente con los suplementos. A menos que tu médico recomiende un suplemento, trata de cubrir tus necesidades diarias con fuentes alimenticias. Dentro de estas se pueden mencionar las ostras, las carnes rojas, el pollo, el queso, los camarones y los mariscos. Los alimentos vegetales como las legumbres, los cereales integrales, el miso y el tofu también contienen zinc, aunque no se absorbe tan fácilmente cuando proviene de estos alimentos.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole crawford | Traducido por paula santa cruz