Dormir más para perder peso

De acuerdo con la Fundación Nacional del Sueño, los adultos necesitan entre siete y nueve horas de sueño cada noche. Dormir muy poco puede incrementar el riesgo de tener un accidente automovilístico, de desarrollar ciertas enfermedades crónicas, de deprimirse con más frecuencia, y de afectar la habilidad de aprendizaje y de prestar atención. No dormir también incrementa la masa corporal e interfiere con tus metas para perder peso. Dormirse temprano es una buena forma de asegurar que descansas lo suficiente para que tus hormonas, apetito y niveles de energía se mantengan estables.

Significancia

En noviembre de 2009 en "Reseñas de Obesidad", la Universidad de la Reserva de Occidente nota que el incremento de la obesidad en países occidentales en los 50 años pasados es paralela a reducción de la duración del sueño. Una reseña de fuentes relevantes en marzo de 2008 concluyó que existe una relación positiva entre dormir poco y el aumento de peso, especialmente entre la gente joven. No dormir puede afectar con el tiempo la forma en que tu cuerpo metaboliza los alimentos, lo que hace sentir más hambre, pues tus niveles hormonales se desestabilizan y no tienes mucha energía para el día siguiente.

Dormir temprano fácilmente

Si regularmente duermes menos de seis horas y no puedes cambiar la hora en que te despiertas, considera irte a la cama una o dos horas más temprano. Crea un ambiente favorable para dormir, apagando las luces de tu habitación y quitando los dispositivos que te distraen, como computadoras, televisiones y celulares. Considera ya no ingerir cafeína después de la mañana, ya que mucho café, sodas o te pueden afectar tu sueño. Ejercicios de respiración y un baño caliente son otras formas de ayudarte a dormir temprano.

Aumentar el ejercicio

Ejercitarte te ayuda a perder peso, pero cuando no duermes bien, no estás en buena condición. Incluso si vas al gimnasio, no te esforzarás tanto como podrías por el cansancio. Cuando te duermes temprano, general más energía para ejercitarte. Dormir temprano también te permite despertar más temprano para hacer ejercicio; si te despiertas temprano, te ejercitas, pues si lo dejas para otro momento del día, no tendrás tiempo o buscarás excusas para no hacerlo.

Comer menos

Dormir temprano te ayuda a no comer tarde por la noche, pues tal vez comes por aburrimiento o por hábito y no por hambre. Irte a la cama temprano te evita la tentación de comer, ya que estás ocupado durmiendo; también te evita tomar un vaso extra de vino o cerveza, que te hacen ganar calorías y disminuyen tu inhibición cuando se trata de elegir comida.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por diana i. almeida