Dormir fuera de casa y la ansiedad de los adolescentes

La fiesta de pijamas es una parte crónica de la adolescencia, que les permite permanecer despiertos hasta tarde, comer mucha comida chatarra y contar demasiados chismes. Sin embargo, estos eventos agradables pueden ser un problema para un adolescente que lucha con la ansiedad de la separación. Al prender más acerca de la ansiedad, puedes ayudar a tu hijo a navegar a través de este problema común para que pueda disfrutar de dormir fuera de casa y de otras salidas con sus amigos, sin ningún temor.

Causas

Los adolescentes pueden experimentar ansiedad antes de dormir fuera de casa por muchas razones. Su entusiasmo por pasar la noche con amigos puede mezclarse con un poco de miedo a estar lejos de casa, causando un poco de ansiedad. El miedo a lo desconocido es otra causa común de la ansiedad de pasar la noche afuera. Los adolescentes podrían preguntarse qué sucederá y si encajarán en la fiesta de pijamas. Aún más, algunos adolescentes que sufren de ansiedad por las fiestas de pijamas se preocuparán por extrañar a sus padres, por ser incluidos o se enferman. Si bien no existe una única causa subyacente de la ansiedad por las fiestas de pijamas, muchos factores afectan a la preocupación de un adolescente.

Lo que puede sentir un adolescente

La ansiedad se manifiesta de numerosas maneras. A medida que se aproxima una fiesta de pijamas, tu hijo podría tener síntomas físicos, como mariposas en el estómago o manos frías y húmedas. En casos más extremos, podría experimentar dolores de cabeza, náuseas o mareos. Otros adolescentes pueden retrotraerse, queriéndose ocultar y evitar hablar de sus sentimientos. Otros podrían querer llorar.

Lo que debe hacerse

Como padre, puedes ayudar a tu hijo en su lucha contra la ansiedad por las fiestas de pijamas. Probablemente quiera pasar la noche con sus amigos, pero su ansiedad le podría impedirle disfrutar de este evento. Habla con tu hijo acerca de sus preocupaciones y responde cualquier pregunta que tenga sobre la fiesta de pijamas. Concéntrate en los aspectos positivos de la misma, háblale acerca de las actividades que disfrutará y del tiempo que pasará con sus amigos más cercanos. Anima firmemente a tu hijo a que asista a la fiesta de pijamas después de atender a sus preocupaciones específicas.

Lo que no debe hacerse

Encuentra el equilibrio justo al preparar a tu hijo adolescente ansioso por una fiesta de pijamas. Tienes que ser solidario, pero tampoco debes tranquilizar demasiado a tu hijo. Si estás impaciente y le exiges que asista a la fiesta de pijamas sin discutir su ansiedad, podrías empeorar la situación. Sin embargo, tampoco tienes que ceder cada vez que tu hijo experimente ansiedad y dejar que no asista a la fiesta de pijamas sin ninguna discusión.

Más galerías de fotos



Escrito por barbie carpenter | Traducido por rafael ernesto díaz