No puedo dormir debido a la dieta baja en carbohidratos

Cada vez que te embarcas en una dieta, tu cuerpo debe adaptarse a los nuevos niveles de macronutrientes y calorías. Este período de adaptación no siempre es suave, ya que las personas con dietas bajas en carbohidratos pueden experimentar una serie de síntomas relacionados con la dieta, incluyendo azúcar baja en la sangre, cansancio e irritabilidad. El insomnio puede ser un problema para algunas personas que están a dieta, ya que hay una serie de mecanismos que pueden producir la vigilia en condiciones alimenticias bajas en carbohidratos.

Cortisol

Las dietas bajas en carbohidratos tienden a aumentar el cortisol, según un estudio de 2007 publicado en el "Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism". Los investigadores descubrieron que los niveles de cortisol aumentaron en hombres obesos provistos de una dieta baja en carbohidratos, independientemente de si perdieron o no peso. Algunas dietas bajas en carbohidratos abogan por el ayuno intermitente, lo que puede aumentar aún más los niveles de cortisol. Un estudio anterior, llevado a cabo en 1998, ha encontrado que los niveles de cortisol estaban elevados en individuos que experimentan el insomnio. Estos resultados no son sorprendentes, ya que el cortisol puede tener un efecto estimulante sobre el sistema nervioso central.

Colecistoquinina

La colecistoquinina, conocida de otra manera como CCK, es un péptido poco conocido secretado por las células en el intestino delgado. Las inyecciones de esta sustancia se utilizan a menudo en los ensayos clínicos para producir en los sujetos un estado de ansiedad. Las proteínas y las grasas generan un aumento de la CCK durante la digestión. La secreción excesiva de CCK o una anormalidad en la forma en que el cuerpo maneja este péptido puede conducir a la ansiedad. Esto puede reducir la calidad del sueño. Agonistas de la CCK, que impiden que la CCK se una a receptores, dan como resultado una mejor calidad de sueño en estudios con animales, un hallazgo que los investigadores creen que podría aplicarse a los humanos que también sufren de insomnio.

Niveles bajos de triptófano

Los hidratos de carbono aumentan indirectamente los niveles del aminoácido triptófano en el cerebro, un calmante que puede ayudar a conciliar el sueño más rápido. Cuando los investigadores de la Universidad de Sydney compararon las personas que comían arroz de alto índice glucémico con aquellos que comían arroz de bajo índice glucémico antes de acostarse, descubrieron que las personas que comían el arroz de alto índice glucémico se durmieron más rápidamente. Dado que las dietas bajas en carbohidratos suelen destacar los carbohidratos de bajo índice glucémico y eliminar los carbohidratos de alto índice glucémico, los niveles bajos de triptófano resultantes pueden contribuir al insomnio.

Hambre

Las personas que están a dieta a menudo se quejan de no poder dormir debido al hambre. Si tu dieta es baja en carbohidratos o si se trata de una dieta tradicional baja en grasas, es posible que cuando llega la hora de dormir tengas hambre, especialmente si estás consumiendo una cantidad mínima de calorías para tu peso y nivel de actividad. Los retortijones de hambre pueden evitar que la gente se duerma fácilmente. Si este es el caso, un aperitivo rápido y saludable puede ser la solución para el problema.

Más galerías de fotos



Escrito por elise wile | Traducido por sofía bottinelli