Cómo domar a un niño que es súper competitivo

En un mundo donde parece que casi todo es una competencia, no es de extrañar que algunos niños sean ultra-competitivos. Si tu niño compite por vencer a su hermana por las escaleras, a terminar de comer antes que los demás, o está desafiando constantemente a los demás con el hecho de que él puede hacer esto, aquello o lo otro más rápido y mejor, es necesario considerar trabajar en su espíritu deportivo. Ser competitivo está bien, pero ser demasiado competitivo puede tener un efecto negativo duradero en su capacidad de ser un perdedor elegante y un buen deportista.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Explica a tu hijo que está bien ser competitivo y que la competencia puede hacer la vida más emocionante.

    Explica a tu hijo que está bien ser competitivo y que la competencia puede hacer la vida más emocionante, pero no debe permitir que ser hipercompetitivo interfiera con ser un buen deportista. Tu hijo necesita saber que puede ser competitivo y aprender a aceptar su capacidad de ganar sin regodeo y con respeto a los sentimientos de los demás, informa el "University of Rochester Medical Center".

  2. Anima a tu niño a desarrollar perspectiva.

    Anima a tu niño a desarrollar perspectiva, informa el sitio web KidsHealth. Hazle notar que, si bien está muy bien ganar, todo el mundo pierde de vez en cuando y que perder puede ser una buena cosa. Puede ayudar a enseñarle a tu hijo cómo se puede mejorar y cómo se puede jugar mejor la próxima vez. Este comentario importante puede enseñarle a que busque las cosas buenas en un evento negativo y puede jugar directamente en su competitividad.

  3. Déjale en claro que esperas que sea un buen deportista agitando las manos y diciendo: "buen juego".

    Espera que tu hijo gane con gracia y que haga uso exclusivo de palabras con clase, alentadoras y positivas al hablar de sus propios compañeros de equipo y de su competencia, informa el "University of Rochester Medical Center". Por ejemplo, no permitas que tu niño diga que el otro equipo "apesta" o que son "perdedores". Déjale en claro que esperas que sea un buen deportista con un apretón de manos y diciendo: "buen juego".

  4. Recuérdale a tu hijo que el deporte es para divertirse y que, si bien la competencia es lo que forma parte de la diversión, no es lo que hace al juego.

    Recuérdale a tu hijo que el deporte es para divertirse y que, si bien la competencia es lo que forma parte de la diversión, no es lo que hace al juego, aconseja KidsHealth. Anima a tu hijo a concentrarse en la práctica que está haciendo, los nuevos amigos que ha conseguido y la experiencia práctica que este deporte le brinda. Si discute contigo, aunque le paguen por jugar bien -en la NFL o la NBA- debería jugar el juego para divertirse.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por luciano ariel castro