Dolores musculares después del entrenamiento de fuerza

Si entrenas con pesas, tendrás que soportar los dolores musculares de vez en cuando. Los dolores musculares son un efecto secundario común del entrenamiento con resistencias. Aunque generalmente estos resultan inofensivos, pueden ser molestos y es posible que provoquen que los deportistas novatos abandonen sus rutinas. Obtener una mejor comprensión de los dolores musculares puede hacer que los mismos sean un obstáculo menos significativo para el progreso en el gimnasio.

Tipos

Hay dos tipos de dolores musculares experimentados comúnmente después del entrenamiento de fuerza. Existe el dolor inmediato, comúnmente conocido como "el ardor" y el dolor muscular de aparición tardía (DOMS, por sus siglas en inglés). El dolor inmediato generalmente ocurre durante el ejercicio y se disipa en el transcurso de una hora después del entrenamiento. El DOMS ocurrirá en cualquier momento, entre uno y dos días después de un entrenamiento, y puede durar hasta tres días.

Teorías/Especulación

El dolor inmediato es el resultado de un producto metabólico de desecho de carácter ácido producido por el entrenamiento. Dicha sustancia irrita los nervios del interior del músculo para producir la sensación temporal de ardor. La causa exacta del DOMS es debatible, aunque las teorías recientes lo atribuyen a los desgarros microscópicos en los músculos y el tejido conectivo, de acuerdo al American Council on Exercise. A medida que los músculos se curan, la sensación de dolor comienza a disiparse.

Causas

Hay varios factores que pueden contribuir al dolor muscular. Si bien cualquiera de estas variables puede causar el dolor, generalmente se tratará de una combinación de dos o más que provocarán dolores musculares significativos. Levantar un peso mayor al utilizado con anterioridad, llevar a cabo un ejercicio desconocido y poner énfasis en la fase excéntrica (descenso) de un levantamiento son todos factores que contribuyen al dolor en los músculos. Cada uno de estos factores puede contribuir a los desgarros microscópicos que se cree que pueden ser los culpables de dicha dolencia.

Tratamientos

Hay varias maneras de tratar el dolor muscular. Después del entrenamiento, tomar una ducha alternando entre agua caliente y fría puede ayudar a eliminar el producto de desecho de los músculos. Los baños con sales de Epsom pueden aflojar los músculos rígidos y disminuir la inflamación. Los masajes y estiramientos ayudarán a incrementar la circulación, y la velocidad de recuperación de los músculos. En muchos casos, un entrenamiento cardiovascular breve y sencillo también ayudará a proveer el incremento en la circulación necesario para la recuperación.

Advertencias

Si bien los dolores musculares son un efecto secundario normal y, en la mayoría los casos, inofensivos, los novatos deberán tener cuidado de no confundir el dolor muscular con las lesiones. Los dolores musculares normales tienden a presentarse gradualmente y afectan a ambos lados del cuerpo por igual, a lo largo de una superficie extensa. Si un dolor muscular aparece de repente, está acompañado de un sonido de rompimiento o desgarro, o afecta a un músculo o articulación específicos, el problema podría ser más grave. La aparición de una decoloración, bien sea marrón o púrpura, indica la presencia de sangrado interno producido por un desgarro muscular. Cualquier dolor sin explicación deberá ser examinado por un médico.

Más galerías de fotos



Escrito por david benjamin | Traducido por jhonatan saldarriaga