Dolor en el tobillo al trotar

Los dolores en los tobillos relacionados con trotar pueden ser suaves o severos. Son ocasionados por una variedad de factores y condiciones, algunas de las cuales requieren la atención de un médico. Como el dolor en los tobillos puede generar debilidad, es importante comprender por qué puede suceder y cómo se lo puede tratar y prevenir.

Síntomas

Puedes sentir dolor al interior de tu tobillo, en la parte externa o alrededor del tendón de Aquiles, que une el hueso de tu talón con los músculos de la parte baja de la pierna. El dolor puede estar acompañado por otros síntomas adicionales, como inflamación, irritación y decoloración de la piel. También puedes advertir una pérdida de movilidad y experimentar una cojera al caminar.

Causas

El dolor de los tobillos relacionado con el ejercicio de trotar puede desarrollarse si no amarras tus cordones lo suficientemente fuerte o si usas un calzado inapropiado que permita que tus pies se deslicen al interior de tus zapatos mientras corres. El uso excesivo de los músculos, ligamentos y tendones del área de tu tobillo al trotar en exceso o no realizar los descansos apropiados entre la ejercitación puede generar dolor en el tobillo. Además, puedes torcerte el tobillo mientras corres, lo cual puede resultar en un esguince, desgarro muscular o fractura de hueso. Algunas condiciones médicas, como la gota y la artritis reumatoide, pueden hacer que se genere dolor en los tobillos al trotar.

Tratamientos y prevención

Descansa tus tobillos y evita correr hasta que el dolor ceda. Sostén una compresa fría en el área que duele para ayudar a reducir el dolor y la inflamación. Envuelve tus tobillos en una venda elástica para inmovilizarlos y darles soporte. Usa un calzado que sujete bien el pie y que esté diseñado específicamente para correr. Debería sostener bien el arco para evitar se deslice. Ata tus cordones fuerte, de manera tal que tus pies no se muevan al interior de tus zapatos.

Advertencias

No ignores el dolor en los tobillos mientras o después de trotar. Si no se lo trata, el dolor puede empeorar y generar una lesión adicional. Busca atención médica si el dolor dura más de cuatro días, es severo o no tu pie no puede soportar el peso. Además, ve una sala de emergencias si además del dolor tienes fiebre, una hinchazón extrema, un moretón o un tendón o hueso expuesto. Estos síntomas podrían indicar una lesión severa o una infección.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por azul benito